1. Aguacate: "Contiene grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas que nos ayudan a mantener la hidratación de la piel, además de aportarnos vitamina E", señala Pouramini, autor del libro Tú eres tu medicina.

2. Semillas de lino: "Para combatir el estreñimiento propio de los viajes y los cambios de agua. Tomadas en remojo o trituradas favorecen el tránsito intestinal gracias a su alto contenido en fibra soluble".

3. Zanahorias: "Debido a su gran contenido en carotenos, son perfectas para contrarrestar los efectos nocivos del ambiente sobre nuestro pelo, manteniéndolo suave y sedoso".

4. Arroz integral: "Rico en fibra, contribuye a mantener un nivel de glucosa estable, alejándonos de la despensa durante más tiempo. Evitaremos así el picoteo entre horas y el aumento de peso".

5. Manzana: "Una sustancia llamada ácido ursólico, que se encuentra en la piel, nos puede ayudar a aumentar el tono muscular y prevenir la fatiga en estos días de tanta actividad".

6. Plátano: "Tiene un alto contenido en serotonina, melatonina y magnesio. El plátano relaja nuestros músculos y nos ayuda a dormir de forma natural fuera de casa, a pesar de los cambios de horario".

7. Nueces: "Su aporte de fibra y omega-3 las convierte en una fuente de energía perfecta para excursionistas y deportistas".

8. Agua: "Si realizas largos viajes en avión, lo mejor que puedes hacer para compensar la deshidratación que se produce en nuestro organismo al volar es beber agua".

9. Melón: "Ideal para los niños en verano. Es un alimento muy refrescante por su alto contenido en agua y, también, una fuente de vitamina C. Es un buen aliado de los más pequeños a la hora de mantener un sistema inmunitario sano y fuerte".

10. Sandía: "Recomendada para los ancianos, que sufren mucho los golpes de calor. Nos aporta antioxidantes, hidrata y es fácil de digerir".