1. El bienestar y la felicidad son dos conceptos sumamente subjetivos, que dependen de nuestra percepción y de los que finalmente decidamos interpretar sobre lo que ocurre, o mejor, de lo que me ocurre a mí. Percibimos el mundo no como es, sino como nos interesa.

2. No temas a sentir sentimientos como la frustración, el miedo, la ira, el asco o el dolor. La mayoría de veces son un imprescindible factor de corrección que forma parte, sin duda, del camino a la felicidad.

3. La información que pasa al inconsciente una vez integrada tiene un efecto constante y, por lo general, potentísimo. Es crucial prestar atención a lo que vamos incorporando "al almacén" porque una vez en él va ir dando las órdenes oportunas a nuestro cerebro y, como consecuencia, a nuestras conductas. Utilicémoslo a nuestro favor.

4. Lo que pensamos tiene un efecto directo en cómo nos sentimos, de manera que si queremos modificar nuestro estado de ánimo, tenemos que aprender a enfocar adecuadamente nuestros pensamientos. Aprende técnicas para combatir los pensamientos negativos.

5. La actitud es vital. Hay que saber valorar y apreciar todas esas pequeñas cosas que nos ocurren o que somos capaces de generar a nuestra medida cada momento.

6. Para ser feliz, hay que querer ser feliz.

7. Conocernos bien nos ayudará a saber qué es lo que realmente se adapta a nuestra naturaleza, hábitos y gustos.

8. También hay que conocer los contextos en los que nos movemos y cómo actuar en ellos. No siempre podemos ser protagonistas.

9. La joya de la corona de la felicidad es la paciencia. Esto es tener la actitud correcta mientras se espera un acontecimiento y, por otro lado, consiste en actuar cuando la ocasión lo requiere.

10. El sentido del humor, la amabilidad, descansar bien, alimentarnos mejor o practicar ejercicio regularmente nos ayudará a sentirnos bien.


¿Necesitas más herramientas para buscar la felicidad? Estas frases sobre la felicidad te inspirarán.