En ocasiones las personas tóxicas simplemente aparecen en tu vida, te topas con él/ella por cuestiones del destino y se adentran en tu vida de una manera inminente.  

Lo importante es que sepas identificar las relaciones tóxicas y conozcas las herramientas necesarias para alejarte de esa irradiación negativa, que no aporta nada bueno a tu cotidianidad. Debes afrontar estas relaciones con mucha integridad y madurez, pues a veces se trata de un jefe o un compañero de tu ambiente laboral, a veces puede ser tu pareja, incluso amigos y familiares, pero en ocasiones se trata de ti misma, ¡cuidado!

10 tips para acabar con las relaciones tóxicas

1. En tu ambiente laboral: en este caso debes ser muy diplomática, en el ambiente de trabajo se identifican con mayor facilidad las energías hostiles. Por eso debes limitarte a entablar una relación formal, respetuosa y que no atraviese los límites de lo personal, es decir, procura no hablar de tu vida privada en tu oficina o lugar de trabajo delante de personas que limitan tus aspiraciones de superación, y que constantemente te reprochan alguna falla en lugar de promover que mejores tu potencial.

2. Relaciones de pareja: es uno de los puntos más complejos y comunes de las relaciones tóxicas, porque con las parejas establecen niveles de empatía y afecto por encima del promedio en relación a otras personas. Pero si te encuentras en un punto en el que ya no te sientes a gusto, es mejor terminar y decidir que gane tu amor propio.

3. No sientas que estás sola, porque ¡no lo estás!: lee sobre el tema, apóyate en buenos amigos y familiares, busca ayuda profesional si lo crees conveniente, porque todo lo positivo que hagas por ti misma en completamente bienvenido.

4. El cambio proviene de ti: es por esto que no debes posponer y darle largas a terminar una relación de este tipo, en el fondo sabes que esa persona actuará de una manera que no te satisface. Cuando te quieren realmente no hacen falta muchas explicaciones, pero cuando no te quieren, hay menos que decir. Debes aceptarlo y tener una mente positiva para empezar de nuevo.

5. Internaliza los libros que lees: existen muchos libros con estos temas que pueden ser de mucha utilidad, toma uno con el que sientas afinidad y ponlo en práctica, no leas por leer, de verdad tener la capacidad de entender el proceso por el que estás atravesando a veces proviene de entender e internalizar una frase, una sola frase puede hacer que hagas ese “clic” que a veces hace falta para darte cuenta que vives en un ambiente más tóxico que amoroso y que, en definitiva, no mereces.

6. En círculos de “amigos” o de algún familiar: si detectas malas vibras que provienen de supuestos amigos o de la familia debes neutralizarlos, a  veces favores recurrentes se convierten en chantajes, ¡no lo permitas! Decir un “no” a tiempo que te libere vale más que un “sí” obligada que te esclavice.

7. Si eres tú misma: ¡No te autosabotees! Y esto parte de la idea de perder el miedo a la felicidad, perder el miedo a amar realmente y también de perder el temor al fracaso. Todo forma parte del regalo de la vida.

8. Identifica y domina tus propios aspectos negativos y sustitúyelos por un cumplido, por una sonrisa para ti misma.

9. Simplifica: Depurar tus relaciones depende de tener una buena autoestima, saber soltar y aceptar que si alguien no te hace feliz o no aporta algo positivo a tu vida es mejor que no esté en ella.

10. Evadir no es la solución: en tu interior está el valor que necesitas para afrontar todo lo que te propongas. ¡Estás lista para ser feliz!