1. Ante todo acéptate y quiérete: Amarse es la base de la autoestima. Quererse es reconocerse y aceptar tal cuál uno es. Recuerda, si no te quieres no vas a ser capaz de querer a los demás.

2. Reconoce lo bueno que hay en ti: Lleva una ficha o diario para anotar aquello que reconoces que es bueno de ti. Pregunta a los demás si es necesario. De este modo reconocerás todas tus virtudes y te ayudará a sentirte afortunada. Puedes anotar también aquello que te preocupa y no te gusta e intentar mejorarlo con el tiempo.

3. Desarrolla el sentido del humor y ríete a menudo: La risa y el sentido del humor son tus mejores compañeros. Unos segundos de carcajadas bastarán para liberar unas sustancias, las endorfinas, responsables del placer y del bienestar.

4. Sé realista con tus objetivos: La autoestima se define como el resultado de la percepción que tenemos de nosotros mismos y del ideal de persona que queremos ser. Si ambos conceptos se encuentran equilibrados gozaremos de un nivel óptimo que redundará en nuestra calidad de vida. Sin embargo, si distan demasiado pueden surgir los problemas.

5. Desarrolla tus capacidades creativas: La manualidades, las actividades artísticas como la pintura, la fotografía o la música ayudan a descargar tensiones y a conocerse mejor a través de la obra que uno realiza.

6. Conoce tus defectos: Según los expertos, la clave de un buen nivel de autoestima está en el amor que uno se tiene a si mismo y su capacidad para hacer frente a sus defectos y mejorarlos.

7. Introduce pequeños cambios: Después de saber cómo somos, cómo sentimos y cómo actuamos podemos establecer pequeños cambios que redunden en una mayor satisfacción personal.

8. Busca un entorno laboral y social sano: Situaciones traumáticas, el acoso psicológico laboral (mobbing), los malos tratos, o decisiones que hayan acarreado consecuencias negativas pueden distorsionar el concepto de uno mismo y minar la autoestima hasta el punto de sumir a la persona en un estado de desconfianza e inseguridad patológica. Intenta evitar estas situaciones.

9. Supera tus miedos: Por difícil que te parezca debes enfrentarte a aquello que te produce pavor. Si sale bien, verás como aumenta la confianza en ti misma. Si no sale como esperabas, no desesperes ni te sientas fracasada. Acepta las frustraciones e inténtalo más adelante.

10. Busca ayuda si es necesario: En algunas ocasiones será necesaria la ayuda de un especialista puesto que no siempre depende de factores ambientales. Algunas personas no son capaces de controlar y aceptar lo que sucede a su alrededor. Puede ser por un problema físico en la zona que regula las emociones. Es posible que se necesite un tratamiento psicológico o farmacológico.

¿Quieres mejorar tu autoestima en 10 días? El reconocido psiquiatra David D. Burns te explica cómo