1. Cambia tu rutina. Coge otro camino para ir al trabajo, bájate en otra parada de bus, ves a un barrio que no conoces. Te obligará a dejar el piloto automático y fijarte en lo que te rodea.

2. ¿Te acuerdas del Memory? Consiste en poner cartas boca abajo y encontrar las parejas. Como indica su nombre, es un excelente ejercicio para la memoria.

3. Memoriza la lista de la compra o algún número de teléfono.

4. Cuando estés estudiando, o quieras aprender algo, toma notas, escribir las cosas nos ayuda a retenerlas.

5. Haz asociaciones mentales, por ejemplo para recordar el nombre de alguien puedes asociarlo al de algún personaje conocido que se llame igual.

6. Cuando leas un libro o veas una película hazte después un resumen mental de lo que has visto con el máximo de detalles posible. También puedes ejercitarte intentando recordar todos los detalles de un cuadro o de una fotografía.

7. Haz rompecabezas, sudokus, crucigramas y puzles. También en internet puedes encontrar muchos juegos de memoria que te ayudarán a practicar.

8. Si eres diestro, intenta lavarte los dientes con la mano izquierda o escribir tu nombre. También puedes probar a recorrer tu casa o a vestirte con los ojos cerrados.

9. Aprende algo nuevo. De adultos a menudo exigimos mucho menos a nuestra memoria porque no nos proponemos aprender cosas nuevas. Estudia un idioma, aunque sea solo por placer, aprende a tocar un instrumento o a dibujar al natural. Todo lo que suponga una aprendizaje pone a tu cerebro, y especialmente a tu memoria, a trabajar.

10. Con amigos puedes hacer el siguiente juego. Una de las personas sale de la habitación y los otros esconden un objeto. Cuando la persona vuelve a entrar tiene que darse cuenta de cual es el objeto que falta. Un ejercicio que pondrá a prueba nuestra memoria y nuestra capacidad de observación.

Presta también atención a tu alimentación. Hay alimentos que ayudan a nuestra memoria.

Puedes saber más sobre como tener una memoria en plena forma con el libro ¿Quieres mejorar tu memoria en una semana?