El aceite de argán se obtiene de las semillas de los frutos del árbol de argán, una especie que solo crece en el suroeste de Marruecos. Utilizado desde hace siglos por los pueblos bereberes, hoy es apreciado en todo el mundo por sus múltiples propiedades tanto nutricionales como cosméticas. Con unos altos niveles de vitamina E y ácidos grasos Omega-3, resulta especialmente indicado para el cuidado de la piel y el cabello. Estos son algunos de sus beneficios cosméticos:

1. Hidrata y nutre en profundidad la piel. Puede usarse en mascarillas para todo tipo de pieles para nutrirlas y prevenir la aparición de arrugas.

2. Con un poderoso efecto calmante, es perfecto para tratar la piel irritada por el sol y reducir todo tipo de inflamaciones.

3. Gracias a su poder suavizante, nos ayuda a reducir las rugosidades de las zonas más ásperas de la piel, como codos y pies.

4. Con propiedades bactericidas y fungicidas, ayuda a reducir el acné, siempre que lo aplicamos en pequeñas dosis.

5. Gracias a su gran poder hidratante ayuda también a combatir la aparición de estrías. Con un aroma muy suave y cien por cien natural, está también indicado para la delicada piel del bebé.

6. Con un gran efecto regenerador, puede usarse en el tratamiento tópico de enfermedades de la piel como la psoriasis o para eliminar cicatrices.

7. Aplicado sobre el cabello ?lo mejor es poner unas gotas en la palma de la mano para luego extenderlo en los largos y las puntas- aporta brillo y flexibilidad.

8. Para tratar las puntas secas, úntalas de aceite de argán y déjalo reposar durante media hora antes de lavarlo. Puedes hacerlo una vez al mes o cada quince días.

9. Aplicado sobre las uñas, ayuda a fortalecerlas.

10. El aceite de argán aplicado sobre el cuero cabelludo con un ligero masaje y dejándolo actuar durante una media hora antes de lavarlo de forma normal ayuda también a eliminar la caspa.