Lo único que determina nuestro estado emocional es el pensamiento. Así como pienso, siento y por consiguiente, así como siento, me comporto. Es decir, pensamiento, emoción y conducta son eslabones de la misma cadena.

Las 10 razones para decirse afirmaciones positivas de Ciara Molina.

1. Nos sentimos más preparadas para resolver problemas y establecer relaciones porque potencia el optimismo y con él la valoración que una hace de sí misma (autoestima).

2. Ayuda a reconocernos en un estado de paz interior que favorece la comunicación con uno mismo y con los demás.

3. Activa la voluntad de la persona para resolver conflictos, acompañada de una acción que ayude a dicha resolución.

4. Supone un incremento de la creatividad, lo que favorece muchísimo el estado de ánimo.

5. Mejora la memoria y la atención, al no tener ruidos que distorsionen esta forma de pensar.

6. La variabilidad de la frecuencia cardíaca se normaliza, lo que ayuda al buen funcionamiento del organismo.

7. Favorece el estado de relajación reduciendo los hormonas del estrés (adrenalina y cortisol).

8. Normaliza el nivel de azúcar en sangre.

9. Disminuye la tensión arterial.

10. Favorece la secreción de endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad.

En el número de junio de la revista Objetivo Bienestar te ofrecemos un extenso artículo sobre los riesgos de pensar en negativo.