1. Sandía caramelizada, como original postre, sola, con frutos secos o helado o junto a ensaladas.

2. Sandía rellena, una manera diferente de servirla como postre.

3. En daiquiri.

4. Carpaccio de sandía y queso, un entrante más que sorprendente.

5. En un sándwich salado.

6. En ensalada, con higos y jamón.

7. Ensalada de sandía, cerezas, tomate y mozzarela.

8. Sandía a la plancha, sola con escamas de sal, con embutido o en ensalada.

9. Brochetas de pulpo y sandía.

10. Templada, en ensalada con tomate y anchoas.