1. Calor y frío
En una bolsa de plástico introduce varios cubitos de hielo y, después, cúbrelos con un paño de cocina. Túmbate en un sitio tranquilo y póntelo en tu frente. A veces, el dolor de cabeza se debe a tensiones cervicales y para aliviarlas, es muy útil el calor. Si tienes una manta eléctrica aplícala en el cuello y cervicales.

2. Manzanilla
La manzanilla es una de las plantas medicinales con más propiedades. Además de ser fantástica para nuestro sistema digestivo, una infusión de manzanilla alivia los dolores de cabeza tensionales. También te relajará.

3. Aceites esenciales
Hay diversos aceites esenciales que te ayudarán a combatir el dolor de cabeza: lavanda, romero, menta o albahaca, por ejemplo. No los ingieras directamente, hay varias maneras de aprovechar sus propiedades. Puedes echar unas gotas en una bañera con agua caliente, aplicar unas gotas en tu almohada, inhalar su aroma mediante vahos o masajear tu frente con unas gotas.

4. Jengibre
Son muy conocidas sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Sólo tienes que hervir un trozo pelado de jengibre de un 1 centímetro más o menos y después beber la infusión.

5. Café
Diversos estudios afirman que el café atenúa la intensidad del dolor de cabeza y también reduce la presión arterial. Si lo bebes habitualmente, quizás no notarás su efecto. Tómalo con moderación.

6. Automasaje
Presiona los puntos que te duelen. También puedes aplicar una técnica de reflexoterapia: presiona firmemente entre el primer y segundo dedo del pie.

7. Relájate
Deja el móvil, la tablet y la televisión por unas horas y enciérrate en una habitación con poca luz, silenciosa y bien ventilada. Túmbate y cierra los ojos. Puedes completar la experiencia con alguna música relajante de sonidos de la naturaleza, por ejemplo.

 

 

8. Haz ejercicio
Sal a caminar a paso ligero y activa la circulación sanguínea. El aire fresco te relajará y despejarás tu mente.

9. Bebe agua
Estar hidratada es fundamental para evitar el dolor de cabeza.

10. Evita ciertas comidas
Los alimentos ricos en sal, grasas saturadas, colesterol o azúcares no son buenos para nuestra cabeza. Sigue una dieta rica en frutas, verduras y cereales y prevén el dolor de cabeza y las migrañas.


Si tu dolor de cabeza no es algo puntual, sino habitual, te aconsejamos que pidas hora con tu médico y expliques lo que te pasa.