Continuamente nos fijamos unos propósitos o unas metes que difícilmente cumplimos al 100%. Tenemos suerte si durante dos semanas las cumplimos. Es habitual no llegar a cumplir esos objetivos, y seguramente, se deba a que no sabemos cómo hacerlo o a que son objetivos poco realistas para nosotras. Te traemos 10 trucos para que de una vez por todas, y de manera definitiva, consigas llevar a cabo esos propósitos que llevas tantos años marcándote.

Para empezar, lo más importante es ser positiva y vivir cada día con felicidad. La alegría está al alcance de nuestra mano. Las cosas que nos producen más alegría son aquellas que nos conectan con la vida y con otras personas, paisajes y objetos. Esa alegría es inmediata y viene desnuda, no necesita artificios. Surge de manera imprevista y va acompañada de la sonrisa, de la risa o de la carcajada; al igual que el pájaro arranca a trinar cuando le visita el primer rayo de sol. No esperes a la felicidad y haz caso a la novelista norteamericana Pearl S. Buck que decía que “muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras esperan la gran felicidad”. Nadie sabe qué forma tiene el edificio de la felicidad, pero está claro que se construye con los ladrillos de la alegría. Si la dejamos entrar, puesto que está en todas partes, nos elevaremos sobre nosotros mismos y ampliaremos nuestro horizonte. Es muy importante también que valores lo que tienes. Imagina que el médico te da la fatal noticia de que vas a morir antes de un mes. ¿Qué es lo que más te apenaría dejar? Seguro que de repente valorarías a personas que ahora ni siquiera tienes presentes. La buena noticia es que no vas a morir todavía y que puedes hacer la fiesta hoy mismo. Otra de las premisas fundamentales del bienestar es mantenerte ocupada felizmente. En una ocasión le preguntaron a Cary Grant cuál era su secreto para llevar una existencia dichosa y con sentido, a lo que respondió: “Mi fórmula para la vida es muy simple: me levanto por la mañana y me acuesto por la noche; entre medio, trato de ocuparme lo mejor que puedo”. La ocupación es el mejor remedio contra la preocupación. Recuerda también que se recoge lo que se siembra así que ¡reparte alegría! Un cuento tibetano cuenta que un monje se acercó un día a su guía espiritual y le preguntó: “Me siento desanimado. ¿Cómo puedo superarlo, maestro?”, a lo que el maestro contestó: “Animando a los demás.” Abre las puertas de tu alma a las satisfacciones y a los amigos que te esperan ahí fuera. Sal de tu letargo y la vida pondrá el resto.

Con todo esto, hay 10 trucos para conseguir que tus propósitos se cumplan de una vez por todas y puedas ser feliz y vivir alegremente cada día. ¡Toma nota!

1. Añade nuevos objetivos

“Si te aburre la vida, si no te levantas cada mañana con el ardiente deseo de hacer algo, es que no tienes suficientes objetivos”, decía el creador del método.

2. Haz algo concreto

Cada día puedes cumplir al menos uno de los sueños que has apuntado en tu lista, una vez hayas escrito todo aquello que quieras conseguir en la vida.

3. Decide lo que quieres lograr en primer lugar

Cazador que apunta a dos pájaros no caza ninguno, así que ordena los objetivos en orden de importancia y afróntalos uno por uno.

4. Fija cuándo quieres lograrlo

Los planes no sirven de nada si no hay una fecha de inicio y otra de finalización. Empieza cuanto antes y decide cuándo estará conseguido.

5. Averigua qué necesitas aprender para conseguirlo

Algunos proyectos necesitan de nosotros una formación más especializada o del consejo de otros que ya lo han logrado.

6. Medita con quién necesitas trabajar para llegar a ello

Hay objetivos que precisan de trabajo en equipo. Elige bien a tus compañeros de cordada y llegarás a la cima.

7. Plantéate cuáles son los obstáculos que te encontrarás

 No se trata de ser pesimista, sino de tener un plan B por si las cosas se tuercen. Todo gran viaje tiene sus accidentes.

8. Hazlo lo mejor que puedas

 No importa adónde llegues, sino lo lejos que llegues desde el lugar en el que estás. “Un esfuerzo completo es una victoria total”, decía Gandhi.

9. Recuerda el acrónimo WIN

What’s important now (¿qué es importante ahora?) Si, momento a momento, vas haciendo lo que es importante, sin darte cuenta llegarás a meta.

10. Busca más objetivos

Cuando ya hayas logrado lo que te habías propuesto, no te resignes. Que aún hay más... Sigue proyectando y cumpliendo sueños. ¡De aquí al infinito!