1. Ten claro lo que quieres y no permitas que nadie te desvíe del camino.
  2. Conoce tus prioridades y decide qué es innegociable.
  3. Trabaja tu seguridad y tu confianza.
  4. Interpreta de forma correcta.
  5. Conoce tus puntos débiles para fortalecerlos.
  6. Si no tienes facilidad de palabra y rapidez mental para discutir y razonar con tu manipulador, pídele tiempo.
  7. "Esto no es negociable".
  8. No mientas dando una excusa falsa.
  9. Utiliza la técnica del disco rayado
  10. El valor que tú tienes es el valor que tú das.