Por pereza, desorganización o falta de ideas puede que, si a media mañana o media tarde te entra el hambre, acabes tirando de la máquina de vending, rindiéndote a una soberana comilona al llegar a casa después del trabajo o a un picoteo sin orden ni concierto que hacen tambalear los cometidos de comer de forma saludable y adelgazar.

Métodos como el meal-preaping te harán ver que organizar tápers con comida sana y de apariencia más que apetecible no es una tarea titánica. Y este no sólo sirve para solucionar las comidas principales en el trabajo, sino que también te ayudará a solventar desayunos y meriendas y evitar grandes lapsos de tiempo sin comer que desbordarán tu apetito. Para ponerlo en práctica, aquí tienes ideas para preparar 25 snacks saludables que además caben en el cajón de cualquier escritorio. 

Yogur con kiwi troceado y copos de avena

Yogur con kiwi troceado y copos de avena

Elige un yogur sin azúcar y añádele un kiwi –te aportará el doble de vitamina C que una naranja– y unos copos de avena. Puedes llevar en tarteras pequeñas el kiwi y la avena y hacerte con un bol o taza para mezclarlo todo en la oficina. Esta opción es perfecta para el desayuno, ya que contiene ingredientes que no pueden faltar en esta comida.

Mini integral de salmón, eneldo y espárragos

Mini integral de salmón, eneldo y espárragos

Corta en lonchas muy finas salmón ahumado y sazónalo con eneldo. Corta también finitos espárragos blancos. Monta un bocata pequeño con aceite de oliva virgen, pan integral, el salmón y los espárragos.

Zumo verde y un puñado de almendras

Zumo verde y un puñado de almendras

Con un montón de ingredientes para cargarte de energía, un batido o smoothie verde como estos te aportarán el subidón necesario cuando acuses el cansancio durante tu jornada laboral. Acompáñalo con un puñado de almendras para añadir a este tentempié proteína y vitamina E, un potente antioxidante.

Tostada con plátano, canela y coco

Tostada con plátano, canela y coco

Este que nos propone en su Instagram Nutrición consciente es un snack que amarán los acérrimos al dulce y que además aporta vitamina C y una buena dosis de potasio y magnesio en el plátano.

Hummus

Hummus

Para las que son adictas al hummus, va a ser siempre agradecido llevarse unas cucharadas en la tartera

Kéfir con frambuesas y cereales de espelta

Kéfir con frambuesas y cereales de espelta

¿Te cuesta el sabor ácido del yogur? Prueba –si no lo has hecho ya– con el kéfir, que resulta más suave al paladar. Añádele fruta cortada a trocitos y cereales de espelta –o de otro tipo, pero sin azúcares añadidos– y gozarás de un tentempié goloso.

Palitos de zanahoria con tzatziki

Palitos de zanahoria con tzatziki

La zanahoria es un clásico en el terreno de los snacks saludables. Córtala a tiras y acompáñala con esta salsa griega tan aromática.

Brochetas de tomate cherry, queso y espinaca

Brochetas de tomate cherry, queso y espinaca

En cinco minutos tendrás lista esta brocheta con alimentos que te aportan, entre otros nutrientes, calcio, hierro y vitamina A.

Manzana y nueces

Manzana y nueces

Combina una de las frutas menos calóricas que puedes comer con un puñado de nueces, un fruto seco aliado para protegerte frente al riesgo cardiovascular.

'Smoothie' de cúrcuma

'Smoothie' de cúrcuma

La cúrcuma es la especia más buscada en Google. Si tú también vas a su caza y quieres tomarla a diario, una buena forma es incluyéndola en batidos de vegetales.

Tostada con salsa de aguacate y jamón

Tostada con salsa de aguacate y jamón

Unta dos rebanadas de pan (preferiblemente integral) con salsa de aguacate –prepárala con un aguacate, zumo de medio limón y un poco de cilantro– e incorpora unas lonchas de jamón.

Galletas integrales y té matcha

Galletas integrales y té matcha

Con calabaza y arándanos o con jengibre, puedes preparar una galletas en casa muy sabrosas para acompañar un té matcha.

Chips de remolacha al horno

Chips de remolacha al horno

Pela las remolachas, lávalas y córtalas a rodajas bien finas. Mientras, precalienta el horno a 150º durante 10 minutos. Mételas en el horno en una bandeja durante 15 minutos a 180º con la opción arriba y abajo.

Crema de cacahuete casera

Crema de cacahuete casera

Es muy saciante, fuente de vitamina D y está lista en poco más de 5 minutos. Tienes que añadir cacahuetes sin piel en la batidora hasta obtener una crema suave. Después, guárdala bien en un recipiente hermético.

Crudités de apio con salsa tártara

Crudités de apio con salsa tártara

Corta el apio en tiras y prepara una tártara casera con huevo, alcaparras, pepinillos, un poco de cebolla, una cucharada pequeña de mostaza y perejil picado.

Judías edamame

Judías edamame

Originarias de la gastronomía asiática, son un vicio saludable que te engancha tanto como las bolsas de pipas o los mix de fruto secos salados de las máquinas de vending.  

Tostada con 'hummus' de remolacha

Tostada con 'hummus' de remolacha

El puré de garbanzos teñido de rosa nos chifla, es fácil de preparar y de incluir en el táper para untar una tostada y matar el gusanillo a media tarde.

Rabanitos aliñados

Rabanitos aliñados

En una vinagreta de limón, aceite de oliva virgen extra y sal, deja reposar los rabanitos antes de llevártelos a la oficina.

Galletas de maíz

Galletas de maíz

Un bocado bajo en calorías, sin grasas ni azúcares. Si cuando te entra el hambre lo tuyo es el dulce escoge este snack saludable y acompáñalo de un té que termine de saciarte. 

Fruta deshidratada

Fruta deshidratada

Son nutritivas, permiten comer dulce sin sufrir después complejo de culpa y te sacian. Pasas, orejones, plátanos o kiwis… Podrás encontrarlos de la máxima calidad en puestos del mercado o tiendas de venta a granel.

Compota de frutas

Compota de frutas

Las compotas de frutas son muy bajas en calorías y proporcionan fibra que ayuda a la digestión. Recicla un tarro de vidrio para llevarte a la oficina esta tradicional receta.

Semillas calabaza

Semillas calabaza

Estas semillas, de sabor tostado, son muy ricas en ácidos grasos poliinsaturados, que protegen la salud cardiovascular. 

Chips de kale

Chips de kale

Con la col de moda, la rizada o kale, puedes preparar unas chips que son fuente de fibra y calcio en menos de un cuarto de hora. Córtala en trozos pequeños y prepáralas a 180º, durante 7 u 8 minutos y dándoles la vuelta. 

Gelatina de frutas

Gelatina de frutas

Para preparar gelatina de frutas en casa solo tienes que hacerte con un sobre de gelatina neutra y las frutas que prefieras. Obtendrás un dulce ligero y fresquito. 

Cubos de fruta

Cubos de fruta

La piña y las frambuesas son dos frutas que hacen (muy) buena pareja y puedes prepararlas en menos de 10 minutos para llevar. Sólo tienes que cortar una piña natural en cubos, lavar las frambuesas y mezclar ambas en una tartera. También puedes añadir otras frutas como kiwi o sandía.

Fotogaleria