Puede que no te guste el deporte porque no te gusta sudar y cansarte, porque te aburre ir la gimnasio y sientes horror por los competitivos juegos de equipo o sencillamente porque nunca has hecho ejercicio y te da mucha pereza ponerte a ello. Sin embargo, moverse es fundamental para la salud y encontrar una actividad que nos guste es la mejor forma de hacerlo de forma regular. Te presentamos tres formas de hacer ejercicio que pueden hacer que dejes atrás tu vida sedentaria.

1. Si tu problema es que no te gusta sudar y te cansas enseguida, una buena opción puede ser practicar algún ejercicio suave, como puede ser el Tai-chi o el Qi-Gong. Sin necesidad de hacer grandes movimientos lograrás tener un cuerpo más ágil y un mayor equilibrio. También algunos tipos de yoga pueden resultan muy suaves y ayudarte a trabajar la flexibilidad, la resistencia y el equilibrio. Eso sí, infórmate bien antes porque también hay yogas muy activos y exigentes.

2. Aunque no lo creas, caminar es un deporte, siempre que andes a buen ritmo, durante al menos media hora al día o una hora tres veces por semana. Una excelente forma de hacerlo es ir a caminar por las montaña, además de los beneficios del ejercicio tu cuerpo agradecerá el respirar aire puro. Pero la ciudad también puede ser un buen espacio para caminar. Acostúmbrate a hacer la mayor parte de tus trayectos a pie y a andar a buen ritmo y verás como tu cuerpo te lo agradece.

3. ¿Te gusta moverte pero te aburre el gimnasio y salir a correr y no te gustan los deportes de equipo? La danza puede ser perfecta para ti. Ya sea del vientre, contemporánea, bailes de salón o salsa, cualquier tipo de baile es un excelente ejercicio además de una actividad muy divertida. ¡Te olvidarás de que estás haciendo deporte!