El ejercicio físico en el agua tiene propiedades mágicas o casi. Es 12 veces más resistente que el aire y cada ejercicio reclama así más fuerza para luchar contra esta resistencia, por eso los músculos se tonifican mucho más deprisa. Por otra parte, tiene un efecto masaje sobre tu cuerpo y activa tu circulación sanguínea y linfática. En el agua, tu cuerpo pesa la mitad de su peso?, los ejercicios parecen más fáciles.

France Carp, autora del libro Conseguir y mantener un vientre plano, te enseña 3 ejercicios de abdominales para hacer en la playa o la piscina:


1. Para afinar la cintura
Colócate de espaldas contra el borde de la piscina en la parte profunda, con los brazos apoyados en el borde. Levanta las dos piernas estiradas en escuadra. Lleva las dos piernas a la derecha y luego a la izquierda manteniendo la pelvis bien recta.
Aspira profundamente por la nariz cada vez que desplazas las piernas hacia la derecha. Espira luego cuando te diriges a la izquierda.
3 series de 6 repeticiones

2. Para fortalecer los abdominales
De pie en el agua, sumergida hasta el pecho, con las piernas medio flexionadas y separadas a la anchura de la pelvis. Utiliza las manos como palas atrayendo el máximo de agua hacia la superficie.
Espira cada vez que echas agua hacia arriba.
4 series de 8 repeticiones

3. Para quemar más calorías
De pie en el agua, sumergida hasta el pecho, con las piernas medio flexionadas y separadas a la anchura de la pelvis. Empuja con las piernas y salta flexionando las rodillas giradas hacia el exterior como una rana.
Espira por la boca cuando saltes.
3 series de 10 saltos, con una fase de recuperación de 1 minuto entre series.


Y si no te apetece meterte en el agua, haz estos ejercicios para tener un vientre plano.