Es evidente que al igual que no hay dos personas iguales, tampoco nuestras reacciones lo son. Si hablamos de críticas, la cosa se pone aún más fea. Aceptar las críticas no es fácil y no todos reaccionamos igual ante una. Según publica El País, estadísticamente, ante un comentario crítico, un 70% de la gente reaccionará mal, como afectada por el comentario. Un 20% estará en contra de dicha crítica. Y tan solo un 10% estará en disposición de aceptar la crítica, reflexionar sobre ella y tal vez, modificar la conducta.

¿Pero cómo aprender a aceptar las críticas, o al menos a tolerarlas de forma más calmada? Estas son algunas técnicas.

1. Aprende a diferenciar entre una crítica y un ataque: hay personas que tal vez no estén en disposición de todos los datos para emitir un juicio de valor, pero sin embargo lo hacen. Hay críticos que es mejor ignorar (los que hablan sin saber) y hay otros de los que se puede aprender, de los que se pueden aceptar las críticas.

2. Asume que siempre recibirás alguna crítica: y que ese momento llegará. Por eso debes aprender a aceptar las críticas, porque no es real vivir en una sociedad donde todo el mundo esté de acuerdo con lo que haces ni con lo que piensas. Llegado el momento ?y llegará-, sabrás afrontarlas mucho mejor, porque ya estás preparado.

3. Cálmate y reflexiona: a la hora de aceptar una crítica es aconsejable estar calmado, reflexivo. Trata de afrontar las críticas de forma positiva antes de reflexionar sobre ellas. Si estás a la defensiva, lo normal es que cualquier cosa que te digan te moleste. Escucha, interioriza y, llegado el caso, aprende sobre la crítica y modifica tu conducta.

Descubre más sobre este tema en el número de marzo de la revista Objetivo Bienestar.