Comenzar el día con prisas influye en que no comamos o tomemos un almuerzo poco consistente antes de salir de casa, en lugar de tener un momento para deleitarnos con lo primero que nos llevamos a la boca. Entre 5 y 10 minutos es el tiempo que se dedica en España al desayuno, tal y como indica una encuesta realizada a 1.500 personas y publicada por Nespresso en 2015.

Si te resistes a madrugar y necesitas echar mano de recetas sencillas para la primera comida del día, puedes reformular tus desayunos con estas 4 propuestas que nos ofrece la dietista y coach nutricional Neus Elcacho.

Bol con leche de arroz, cacao en polvo, vainilla pura, canela, maca, copos de avena, virutas de coco y frambuesas

Este es uno de los desayunos con un formato más fácil. Aporta el máximo de energía y sabor con los diferentes polvos (cacao, vainilla, canela, maca), contiene frutas de digestión fácil como el coco y la frambuesa, y destaca la ligereza de los copos de avena para saciar tu sistema nervioso y empezar el día con el pie derecho.

Tostadas integrales con semillas molidas, aguacate chafado, germinados de brócoli y jamón serrano

Dale la vuelta al típico bocadillo de jamón con esta proporción de vitaminas, minerales, grasas y proteínas. Unta medio aguacate maduro sobre el pan, espolvorea algunas semillas de sésamo (rico en calcio) y lino (fuente de omega 3) por encima, añade una pizca de los germinados y ponle el toque final con jamón de calidad.

Crep de trigo sarraceno con fruta y chocolate negro

Esta es una propuesta diferente para desayunar un domingo con tiempo, al estilo francés. Sólo necesitarás encontrar la harina de trigo de sarraceno y preparar la crep. Incorpora al plato tu fruta favorita y oncitas de chocolate negro pasándolas por la sartén, para que se derrita y mezcle con la fruta.

Kéfir de cabra con miel, frutos secos y pera

El kéfir tiene muchos más beneficios que el yogur. Al estar más fermentado contiene muchísimos más bífidus, y al ser de cabra se digiere mejor. Con un poco de miel, frutos secos y pera, aportarás energía, dulzor y vitaminas al desayuno para empezar el día cuidando tus intestinos.

*La mayoría de ingredientes que desconozcas los puedes encontrar en un supermercado ecológico o pedirlos en tu herbolario de confianza.