1. MUSLOS DE ACERO. Con cinta elástica Túmbate de lado, apoya el torso sobre un brazo y eleva la pierna más alejada del suelo (3 series de 15 repeticiones cada una). A Puedes introducir resistencia con pequeños lastres ajustables en los tobillos o tirando de una cinta elástica graduable enganchada entre los tobillos (de venta en cualquier tienda de deportes). ¿Y la parte interior? Sentada y con una pelota entre las piernas, intenta apretarla con fuerza. continuación, repítelo con la otra.
  2. OBJETIVO: CULO 10. Estás a tiempo. Sitúate de espaldas a una silla, con las piernas ligeramente separadas a la altura de las caderas. Apoya el empeine de un pie sobre el asiento. Ahora dobla la rodilla sin superar demasiado los dedos de los pies. Repítelo 15 veces y cambia de pierna. Haz tres series con cada una y asegúrate de incluirlo en tus rutinas, al menos 3 veces por semana. En este ejercicio, además de los glúteos, participan los cuádriceps y los isquiotibiales (los muslos). O lo que es lo mismo, te aseguras un trasero respingón y unas piernas envidiables. Practica siempre con un calzado que aporte estabilidad para evitar que MÁS DÍFICIL TODAVÍA el tobillo se mueva.
  3. MUCHO MÁS QUE UN STEP. Más centímetros, más trabajo. Multiplicas el trabajo del glúteo y los isquiotibiales (unos músculos alargados que van desde la cadera a la rodilla y que, bien tonificados, garantizan una envidiable turgencia en la parte posterior de los muslos). Ponte de frente a la silla y sube primero una pierna y luego la otra. Una vez arriba, baja de nuevo al suelo hacia atrás de la misma manera que subiste: Procura mantener la espalda recta y la cabeza erguida, mirando al frente. Repítelo 10 veces con cada pierna.
  4. EJERCICIO EXPRÉS. Sobre varios músculos. Aquí haremos las típicas sentadillas y ejercicios de bíceps (el músculo de la parte superior del brazo que se le pone grande a Popeye). Coge dos mancuernas (1,5-2 kg) y baja como si fueras a sentarte pero sin apoyar el culo en la silla. Al subir, eleva los brazos. Mantén la espalda ligeramente inclinada hacia delante y no bajes demasiado para no dañar las rodillas. 


Consigue también un vientre plano con estos 4 ejercicios abdominales verdaderamente fáciles de realizar