1. FLUSHING'
Término que denomina el ponerse colorado con frecuencia y sin control. Se debe a una dilatación de las venitas de la cara, sin motivo aparente o por estímulos como los cambios de temperatura, el sol, comidas abundantes, cambios hormonales, el alcohol o medicamentos. Tiene predisposición genética. Se puede disimular con maquillaje o mejorar con descongestivos tópicos.

2. ROSÁCEA O CUPEROSIS
Aparece cuando el flushing se convierte en algo muy frecuente, ya que provoca que se marquen las pequeñas venitas del cutis. Se elimina con láser o luz pulsada intensa.

3. ' DERMATITIS SEBORREICA'
 Esta inflamación aparece en zonas en las que hay muchas glándulas sebáceas, como son el surco nasogeniano y el nacimiento del pelo. Presenta el aspecto de unas lesiones rojas y escamosas, acompañadas de picor.

4. ECCEMA DE CONTACTO
Se identifica porque produce rojez, ampollitas y costras que pican mucho. Lo causan sustancias que irritan la piel, como algunos detergentes. Su forma más extrema son las alergias retardadas ya que el cuerpo tarda en reaccionar varios días ante sustancias como metales (los más habituales son el níquel, el cromo o el cobalto), tintes, antisépticos, como la mercromina, o medicamentos como los antihistamínicos o la neomicina. Para solucionarlo hay que localizar qué lo provoca con pruebas de alergia.

Si tienes piel sensible en este artículo te contamos cómo deben ser tus cremas