1. Cerezas: Contienen melatonina de forma natural, que ayuda a controlar nuestro reloj interno. Se ha demostrado eficaz en insomnes crónicos.

2. Cereales: Los carbohidratos complejos favorecen el sueño, pero mejor no abusar. Recomendables: la quinoa, la cebada y el trigo sarraceno.

3. Arroz de Jazmín: A diferencia de una comida de lato índice glucémico, comerlo 4 horas antes de acostarse acorta la mitad el tiempo para dormirse.

4. Plátanos: Están en el podio de alimentos cardiosaludables: llevan magnesio y potasio, que relajan los músculos, y son carbohidratos.

5. Leche. Contiene el aminoácido triptófano, precursor de la serotonina química del cerebro. Un vaso caliente antes de dormir es como una manta.

Si además de cuidar la alimentación sigues estos 5 remedios naturales contra el insomnio ¡conseguirás dormir a pierna suelta!