1. La meta debe ser muy concreta.
Debe ser fácil de comprender, sin ambigüedades y bien detallada. Debe estar escrita con claridad, sencillez y definición, que cualquier persona, de manera sencilla, pueda comprender cuál es el próximo paso que hay que dar.

2. La meta debe ser medible y cuantificable.
Se han de establecer objetivos cuantitativos. Por ejemplo: "Desde hoy quiero escribir un libro en un año (poner fecha)", "Quiero facturar o ganar cien mil euros para (poner fecha)", Quiero perder cinco kilos en (indicar meses)". Tiene que haber una forma clara de medir el éxito del objetivo. ¿Cuándo lo lograrías?

3. Obtenible, realista y creíble.
Debemos soñar a lo grande, pero si nuestra meta inicial es demasiado ambiciosa corremos el riesgo de verla inalcanzable, y si no nos vemos capaces de alcanzarla puede que ni siquiera hagamos el esfuerzo de intentarlo. Las metas imposibles desmotivan; las que son demasiado fáciles no motivan. Debemos salir de nuestra zona de confort y que la meta nos provoque ilusión. Por eso es bueno dividir las metas en metas más pequeñas, alcanzables, con altas probabilidades de éxito, que generen y aumenten nuestra confianza en alcanzar la meta final.

4. Las metas deben estar en armonía con nuestros valores.
Si para la consecución de una meta, otras personas (nuestro entorno o nuestra familia) sufren las consecuencias negativas o los ponemos en riesgo, hay que priorizar y ordenar los valores, y replantearse los objetivos. Deben ser metas que nos ayuden a crecer, que su obtención genere bienestar y felicidad, tanto a nosotros como a los demás.

5. Ser flexibles.
Debemos marcarnos una fecha pero a la vez tener en cuenta que hay que adaptarlos a las circunstancias y no frustrarnos por no cumplir un plazo o una fecha prevista. La rigidez, la perfección y la inflexibilidad tan sólo llevan a la frustración. Una meta es un sueño con una fecha, y las metas pueden caducar, pero las podemos renovar y actualizar. Sin embargo, los sueños no caducan.

Y, sobre todo, si has logrado cumplir esa meta permítete disfrutar de tus logros.