1. Intenta encontrarle un significado a tu trabajo: Los bomberos y el personal sanitario lo suelen tener mucho más fácil en este sentido. Pero no todos tenemos esa sensación de hacer cosas heroicas por los demás, o de mejorar el mundo. Aún así hay que intentarlo, porque hacer algo que tenga sentido para ti te ayudará a conectar mejor con tus tareas y verás tu día a día de otra forma.

2. Haz las cosas mirando al futuro: Aunque estés en un lugar que no te gusta o que no tiene nada que ver con lo que has estudiado, ten en mente que todos los contactos que hagas pueden ser muy útiles a la hora de aspirar a otro puesto. Cuida tus relaciones en el trabajo por insignificantes que parezcan. A lo mejor en un futuro tu compañero cambia de puesto y puede recomendarte.

3. Ten en cuenta tus logros pasados: Cada vez que te enfrentes a un reto, no te aturulles con la responsabilidad que se te viene encima y ten en cuenta que ya lo has hecho antes y has conseguid superarlo.

4. Cree en ti mismo: Mantener una mentalidad positiva puede cambiarlo todo en un momento decisivo, así que no pierdas la esperanza y cree siempre en tus posibilidades.

5. Rodéate de verde: Una planta encima de tu mesa de trabajo te ayuda a mantener un buen clima y a reducir el estrés.