1. Modula tu estado de ánimo Investigadores de la Universidad de California han visto que las mujeres que tomaban bacterias amigas a través del yogur regularmente manifestaban cambios en el cerebro. Los científicos creen que estas bacterias estimulan el nervio vago que conecta el cerebro con el estómago y que estimula la segregación de ciertos neurotransmisores que modulan nuestros pensamientos y sentimientos.

2. Puede ayudar a perder peso Los estudios han visto que incluir yogur en una dieta para perder peso mejora la respuesta de esta y contribuye a adelgazar. Además, combate la grasa abdominal que es la más peligrosa y la que puede ocasionar a la larga un problema cardiovascular o de diabetes tipo 2. Esto es debido a que el calcio que contiene el yogur interfiere en la forma de absorber las grasas y esto puede acelerar la pérdida de peso.

3. Protege tu corazón La deficiencia de vitamina D puede afectar al revestimiento interno de los vasos sanguíneos y provocar aterosclerosis y enfermedad cardiovascular. Los estudios han visto que si las personas con diabetes, cuyo riesgo de enfermar del corazón es mayor, toman yogur enriquecido con esta vitamina pueden reducir la posibilidad de tener una patología coronaria.

4. Reduce el riesgo de diabetes Un trabajo realizado por la Universidad de Cambridge observó que aquellas personas que tomaban yogur bajo en grasa con frecuencia tenían un riesgo menor de padecer diabetes tipo 2. Fortalece los huesos Este producto es una rica fuente de calcio que se absorbe mejor que otros alimentos por lo que es indispensable en el crecimiento, en el mantenimiento de unos huesos fuertes y en la prevención de la osteoporosis.

5. Potencia tus defensas Algunos yogures enriquecidos con vitamina B6 y D podrían mejorar la acción de determinadas células del sistema inmunitario potenciando las defensas para hacer frente a los organismos invasores.