Aunque a menudo lo olvidemos, la piel es el órgano más amplio de nuestro cuerpo y puede absorber muchos de los componentes de las cremas y geles que le aplicamos, especialmente cuando lo hacemos en la ducha, cuando por efecto del agua caliente nuestros poros están más abiertos. Por ello, igual que prestamos atención a lo que comemos, merece la pena acostumbrarnos a revisar el etiquetado de geles de ducha, jabones, champús y todo tipo de cremas para evitar aquellos que contengan en su composición algún ingrediente potencialmente tóxico. Estos son cinco de los que debes evitar:

1. Triclosan. Se trata de un compuesto químico que se encuentra en muchos productos de baño, especialmente en desodorantes, jabones y dentífricos, y que diversos estudios han demostrado que puede tener repercusiones nocivas para el organismo, afectando la actividad muscular, pudiendo producir problemas cardíacos e incluso provocando trastornos hormonales.

2. DEA, MEA y TEA. Estos tres acrónimos corresponden a compuestos utilizados en cosmética y desaconsejados porque pueden ser potencialmente cancerígenos en contacto con otros compuestos incompatibles.

3. Parabenos o parabenes. Utilizados como conservantes, están relacionados con trastornos hormonales y con varios tipos de cáncer por lo que debemos evitar aquellos productos de baño que los contengan. Existen distintos tipos, algunos de ellos están ya expresamente prohibidos por la Unión Europea.

4. Fragancia o perfume. Con ese nombre se hace referencia en realidad a diferentes compuestos químicos incluidos en muchos champús, geles, cremas solares? para que tenga un aroma persistente y atractivo. Muchos de esos componentes químicos pueden resultar tóxicos, estando asociados a alergias, dermatitis, trastornos hormonales?

5. Aluminio. Presente en muchos anti transpirantes, hay estudios, aunque aún no concluyentes, que lo relacionan con el cáncer de mama.