¿Es posible vivir con intensidad un amor a largo plazo? La vida de la pareja estable se puede desgastar. La convivencia tiene efectos colaterales, desde discutir por la ropa sucia hasta acentuar los defectos del que tenemos al lado. Con todo, las escenas de fuegos artificiales que suelen marcar el comienzo de una relación, se pueden ir disipando hasta que vemos al otro como un compañero de piso antes como a un amante y amigo.

La psicóloga y sexóloga Emma Ribas explica que es habitual que la pasión de la pareja se vaya apagando hasta dejar de existir y detalla que “para activarla debemos, primero, estar bien con nosotros mismos y después cuidar la relación de pareja”. Estas son algunas de las claves que indica para volver a disfrutar del amor de forma apasionada.

Dejar volar la imaginación

El sexo se puede volver rutinario si no dedicas tiempo a cultivarlo en tu mente. Muchas parejas están absorbidas por el cuidado de los hijos y el trabajo y se olvidan de esta área. El simple hecho de emplear un rato a pensar en ello, a trabajar una actitud abierta –por ejemplo compartiendo las fantasías mutuas o echar mano de recursos como la literatura erótica–, ayuda a gozar del placer de la sexualidad.

Sentirse bien

Con frecuencia, la persona más crítica contigo eres tú misma. Es difícil despertar atracción cuando no te sientes agusto en tu piel. Cuidarte y potenciar los rasgos que te hacen sentir más segura y atractiva es un gran estímulo para reavivar la pasión.

Recuperar actividades perdidas

El tiempo libre se reduce cuando se tienen hijos. De forma habitual, los momentos de intimidad de la pareja están condicionados por las obligaciones familiares y se dejan atrás actividades estimulantes que fortalecían la relación. Para revivirlas, haz un listado con tu pareja de aquellos momentos que os divertían y os llevaban a despertar el erotismo. Recuperad una actividad que tenga sentido para vosotros.

Potenciar el factor sorpresa

Sorprender es activar emociones agradables. Un juego que podéis probar es la caja de los deseos: cada uno debéis escribir 5 cosas que anheléis en pequeños trozos de papel, describirlos minuciosamente y guardarlos en una caja. Después, intercambiaos la caja. El reto es que cada uno cumpláis el deseo de la pareja cuando menos se lo espere.

Despertar los cinco sentidos

En muchos casos las relaciones sexuales sólo se centran en la zona genital. Intenta poner atención en otras áreas –el cuerpo es una fuente de placer ilimitado–. Activa el tacto, la vista, el gusto y el olfato a través de recursos como aromas, música sugerente o elementos decorativos como las velas.