Para exfoliar, hidratar o recuperar el brillo. Apunta tu receta favorita, asalta la despensa y consigue las mascarillas más económicas del mercado:

1. Para el acné: Mezcla entre 3 machacadas con una cucharada de zumo de limón, añade una cucharadita de café de bicarbonato sódico y si tienes piel seca, unas gotitas de aceite (de coco, almendra u oliva) o un poco de crema hidratante. Aplica sobre la cara o la zona afectada, deja secar y retira con agua.

2. Para todo tipo de pieles: mezcla las claras de dos huevos con dos cucharadas de yogur natural. Aplica sobre la cara, deja secar y aclara con agua templada.

3. Exfoliante: pon azúcar moreno sobre la palma de tu mano, añade aceite de oliva o de coco y mezcla hasta conseguir una pasta. Aplica sobre el cuerpo o la cara masajeando con suaves círculos y retira con agua. Termina aplicando tu crema hidratante habitual.

4. Acondicionador para pelo: con los mismos ingredientes de la anterior, pero en diferente proporción. Mezcla 250 ml de aceite de oliva o coco con dos cucharadas soperas de azúcar moreno y unas gotas de tu aceite esencial favorito. Introdúcelo en una botella con tapón y agítalo vigorosamente, déjalo reposar 24 horas. Aplica la cantidad habitual (unas dos cucharadas de producto) sobre las puntas, deja actuar 10 minutos y aclara.

5. Crema de manos: mezcla el zumo de medio limón, dos cucharadas de miel y dos cucharadas de bicarbonato. Masajea tus manos con la mezcla y deja actuar diez minutos, aclara con agua templada y no utilices jabón directamente.