Esta zona requiere un aseo específico en comparación con resto del cuerpo para evitar la proliferación de gérmenes y protegernos de microorganismos que puedan dañarla. Y es que la higiene íntima juega un papel clave a la hora de evitar determinadas infecciones como la candidiasis. También es fundamental mantener el pH adecuado y proteger la flora vaginal ¿cómo? Esto es lo que debes hacer y lo que no para una correcta higiene íntima.

1. Agua y jabón suaves
Para lavarse la mejor opción para el día a día es la combinación de agua y jabón (de 5,8 pH). Geles específicos como Sandoz Bienestar gel íntimo son perfectos para cuidar la zona ya que poseen propiedades hidratantes y calmantes y su formulación suave de alta tolerancia permite usarlos a diario. Evita soluciones más agresivas como los geles de baño perfumados, desodorantes íntimos y espermicidas.

2. Evita los salvaslips
Aunque son muy útiles durante los días que dura la regla, fuera de este periodo es mejor no recurrir a estas pequeñas compresas. Los salvaslips generan humedad en la zona genital y pueden provocar vulvovaginits. Y es que están hechos de un material sintético y con perfumes que no son nada adecuados para la vagina. La ropa interior de algodón 100% suele estar reforzada para absorber el flujo vaginal normal y son la mejor opción.

3. Sequedad vaginal
Esta es especialmente frecuente durante la menopausia pero puede afectar a cualquier mujer. Si es tu caso, hazte con un producto específico que de ayude a mantener el ph ácido y lubrique la zona, especialmente, durante las relaciones íntimas. Decántate por aquellas hidratantes vaginales que contengan aceites naturales como el árbol de té o el de árnica. 

4. Limpieza de delante a atrás
Memoriza la dirección del movimiento ya que este uno de los errores que más mujeres cometen respecto a la higiene íntima. No está de más recordar que  al tratarse de una zona tan delicada lavarse las manos antes y después de cualquier contacto con la vagina es fundamental. 

5. No a la depilación integral
A la hora de depilarte la zona genital por completo ten en cuenta que los ginecólogos recomiendan mantener cierto nivel de vello alrededor del clítoris y la uretra porque actúan como una protección natural contra las bacterias. Si te depilas con cuchilla evita hacerlo justo antes de mantener relaciones sexuales ya que el rasurado provoca micro heridas por las cuales es más fácil contagiar la vagina, sobre todo, durante el sexo.