¿Yoga o Pilates? ¿Pilates o Yoga? ¿Hay tantas diferencias entre estas dos disciplinas? ¿Cuál es la mejor para mí? Lo importante es que tengas claro qué es lo que esperas conseguir y cuáles son tus necesidades a la hora de elegir una modalidad u otra, para ayudarte en esta elección te traemos nuestras 5 recetas favoritas de cada uno de estos ejericios físicos, después ¡la decisión es toda tuya!

5 razones para hacer Yoga

Sensación de estiramiento: es ideal para estirar nada más levantarte de la cama. Es un ejercicio de estiramientos progresivos y pausados, que actúa sobre todo el cuerpo.

Mejora tu agilidad: ¿eres de las que no llegan con las manos a los tobillos? Con el yoga ganarás flexibilidad, resistencia y fuerza muscular. Lo que se traduce también en sentirte más ágil y vital.

Te llena de actitud positiva: la meditación que acompaña al yoga hará que ganes en positividad y relajación, además, es un momento para despejar tu mente y dedicarte un rato a ti.

Te llena de energía para muchas horas: si practicas yoga correctamente, sí o sí aprenderás a respirar bien, y esto hará que actives tu energía y, por lo tanto, ¡cargarás las pilas!

Fuerza y tono en todo tu cuerpo: la constancia no solo te hará ganar fuerza y tonificación, sino también un plus de resistencia, mayor concentración, estarás más centrada en ti y serás constante.

5 razones para hacer Pilates

Define glúteos, vientre y brazos: conseguirás definir todos tus músculos y reafirmarlos. Los resultados se notan en el core, con un vientre plano, y también en los glúteos, tendrás un culete elevado y unos brazos definidos.

Respiración: en yoga es básico la respiración y en pilates experimentarás una nueva forma de respirar. Saber hacerlo es beneficioso para la circulación y me- jorar la gestión mental de sucesos inesperados.

Más flexibilidad y mejor postura: ganarás flexibilidad y resistencia. No será fácil de inicio, pero lo lograrás. También mejorarás la postura del cuerpo alineando la zona de la columna vertebral.

Pondrás fin a las lesiones (o casi): tu cuerpo estará más preparado para evitarlas. Las fibras que forman nuestros músculos, bien estimuladas, evitarán que se acumule tensión en ellos.

Suelo pélvico 'a prueba de bombas': al actuar sobre la zona pélvica, el pilates podrá ayudarte a reducir notablemente los proble- mas de incontinencia. Si lo amplias con ejercicios de Kegel, mucho mejor.

Trucos para principiantes que se quieren adentrar en el Yoga o el Pilates

  1. Hazte con una esterilla: no, no se pueden practicar sobre el suelo directamente ni tampoco sirve la alfombra que tienes en la habitación (¡ni la toalla del gym!). Una buena base es importante para evitar dañarte y sentirte cómoda. Sino, no lograrás concentrarte y aguantarás poco tiempo practicando.
  2. Bebe agua antes de empezar: siempre es importante beber agua. Aunque no sudarás tanto como con una clase de spinning, para hacer yoga o pilates, tu cuerpo también necesita hidratación.
  3. Viste cómodamente: lleva ropa holgada, y que –¡sobre todo!– te permita moverte con comodidad, tienes suficiente. Eso sí, recuerda que hay algunas posturas con las que tendrás que inclinar la cabeza hacia abajo, así que vigila que la sudadera no caiga demasiado por encima de tu cabeza...
  4. ¡Olvídate de los zapatos! Sí, fuera zapatos. Tanto el yoga como el pilates se practican con los pies descalzos, ¡bien!
  5. Observa primero: no tengas prisa. Antes de lanzarte a hacer una postura que nunca has hecho y que pueda dañar tus músculos si no la practicas bien, observa, escucha las instrucciones, interioriza y... ¡Acción! Recuerda que la respiración y cada paso es importante. Tras la sesión, descubrirás músculos que desconocías tener.