La piel está recubierta por una mezcla compleja, de agua y lípidos, llamada manto hidrolipídico que es el responsable de evitar la pérdida de agua y de protegernos de los agentes externos, además de dar a la piel su aspecto aterciopelado. Por lo tanto, mantener el manto en perfectas condiciones es vital para tener una piel sana y bonita.

Cuando el equilibrio del manto se rompe aparece la sequedad de la piel, dando como resultado aparición de microgrietas en la barrera protectora natural de la piel, que causa la pérdida de hidratación y dejándola desprotegida. La piel pierde su luminosidad, se vuelve tirante, apagada e incómoda.

Desde la antigüedad, los aceites naturales se han utilizado para combatir la sequedad, restaurar y proteger de la manera más suave la piel. Pero ¿por qué han sido y son los aceites vegetales naturales la mejor opción?

  1. Son capaces de retener la hidratación de la piel durante más tiempo que las leches o lociones corporales. Aportan los lípidos que nuestra piel necesita para equilibrar la barrera natural de la piel.
  2. Se absorben más profundamente. Debido a su composición rica en ácidos grasos esenciales que tiene una estructura muy similar a los lípidos de la piel y, por lo tanto, combaten la sequedad a niveles más profundos.
  3. Aportan a tu piel todo lo que necesita. Son muy ricos en vitaminas y ácidos grasos saturados e insaturados que nutren intensamente la piel.
  4. Proporcionan una nutrición más intensa e instantánea. Su textura se funde perfectamente con la piel dejando tu piel profundamente nutrida y aterciopelada al instante.
  5. Los aceites permiten vivir una experiencia sensorial única. Su formato en aceite es ideal para realizar masajes que favorecen la relajación de la piel y los músculos, disminuyendo así los niveles de estrés y favoreciendo el descanso.

Es importante prestar atención al origen y calidad de los aceites, ya que deben formar una capa protectora, pero sin ocluirla, permitiendo así que la piel respire. Por este motivo los aceites naturales son los más adecuados en el cuidado de la piel ya que envuelven la piel protegiéndola mientras que permiten su correcta oxigenación.

Weleda es experta en aceites corporales, todos sus aceites son 100% naturales y se procesan cuidadosamente para obtener los aceites más puros. El aceite de Granada de Weleda se obtiene de semillas de granada a través de un sistema de prensado en frío que conserva las propiedades de sus ingredientes. Este aceite es rico en ácido púnico y vitaminas de alto poder antioxidante que combaten los radicales libre y previenen el envejecimiento.

Weleda combina en el Aceite Reafirmante de Granada 6 aceites vegetales puros de la más alta calidad. Los de sésamo, nuez de macadamia y jojoba orgánicos se absorben fácilmente y protegen contra la pérdida de hidratación. El extracto de mijo y los pétalos de girasol proporcionan a la piel nutrientes para mantenerla firme y elástica. Además, estos ingredientes combaten el envejecimiento de la piel aportando vitalidad, firmeza y luminosidad. La piel se vuelve más tersa, fuerte y lisa.

weleda producto