1. Frutas secas Y también frescas.
Por su riqueza en fibras y porque sus azúcares se asimilan lentamente y no provocan picos glucémicos. También se aceptan zumos de frutas naturales en pequeñas cantidades.

2. Plátano.
Mejor triturado. Sustituir el azúcar por plátano triturado en pasteles y bizcochos es una buena manera de aportar dulzor y buen sabor. Para un mejor resultado se recomienda utilizar plátanos maduros.

3. Canela Añade un ligero sabor dulce.
También una textura cremosa a batidos y smoothies, y está deliciosa en repostería. Eso sí, entre todas las opciones del mercado, mejor la no azucarada.

4. Vainilla. 
Tanto las semillas de las vainas como en polvo, o el extracto de vainilla aporta un sabor dulce. Lo ideal es escoger las que no estén azucaradas porque lo que buscamos es endulzar de forma natural los platos.

¿Por qué es aconsejable reducir el consumo de azúcar refinado?