Los celos son una de las causas más frecuentes de insatisfacción y sufrimiento en parejas. Y es que no sólo sufre la persona celosa, sino que su malestar se hace extrapolable a la pareja y, en consecuencia, contamina la relación. A menudo, la mejor forma de atajar los celos o mantenerlos a raya es conociéndolos e identificándolos.

Si quieres evitar que los celos acaben con tu pareja, aquí tienes una lista de consejos que te ayudarán.

1. Deposita seguridad en la pareja. La confianza es la piedra angular de cualquier relación: confía en ti y confía en tu pareja, y cuando los pensamientos inseguros se apoderen de ti, trata de expulsarlos de tu cabeza.

2. Trabaja tu autoestima. Siempre habrá personas más guapas, más ricas, más divertidas, más inteligentes, etc. que tú. Y que tu pareja. La gracia está en que os habéis elegido mutuamente, porque os queréis y os valoráis dentro de un conjunto global de cualidades. Aprende a quererte tal cómo eres porque es lo que enamoró a tu pareja.

3. Elimina los celos. Ya, es más fácil de decir que de hacer, pero los celos sólo contribuyen a empeorar las relaciones, las llena de pensamientos negativos: sospechas, falta de confianza, descrédito, etc. Las relaciones deben llenarse de cosas positivas.

4. Trabaja la libertad. Hacer de la pareja una suerte de cárcel en la que incluso la idea de que uno de los miembros pueda pasar un fin de semana con amigos esté vetada, acabará por quemar la relación.

5. Tu mente, un aliado. Los celos, como muchos otros problemas psicológicos están impulsados por un mal uso de la imaginación. Sin embargo, la mente debe ser un aliado. Deja a un lado las paranoias y los malos pensamientos y vive la realidad.