Existen infinidad de listas con consejos para hacer el amor. Sabemos que las conoces pero el hecho de averiguar qué es lo que vuelve locas a las mujeres durante las relaciones sexuales sigue siendo, aún hoy, todo un misterio. En cualquier caso, y aunque cada pareja es un mundo, aquí van cinco consejos para aumentar el placer durante las relaciones sexuales con tu pareja.

1. Generosidad: en el terreno sexual no existen verdades universales y menos aún en el ámbito de la mujer, pero hay pocas cosas que exciten tanto en la cama a una mujer que la generosidad de su pareja por encima de la suya propia. Que un hombre se preocupe por dotar de placer a su pareja es algo que las féminas valoran por encima, incluso, de la creatividad en la cama.

2. Los preliminares son fundamentales: lo decimos en Objetivo Bienestar y en cualquier lista de consejos para hacer el amor que se precie. Besos, caricias, abrazos, miradas furtivas, un masaje erótico con aceites especiales...  todo lo que se os ocurra no hará otra cosa que aumentar el placer antes de profundizar en el terreno sexual. Nunca, bajo ningún concepto, hay que saltarse los preliminares. 

3. Sexo oral: no todo el sexo tiene que ver con la penetración. De hecho hay muchas parejas que encuentran su punto de equilibrio sexual a través del sexo oral. Y a pesar de que es algo que siempre ha estado más vinculado al hombre que a la mujer, cada vez toma más protagonismo entre ellas. ¿El truco? Relajarse y disfrutar.

4. La importancia del clítoris: no es una leyenda urbana ni estamos tratando de descubrir el punto G femenino; es una verdad universal que el clítoris es el órgano sexual más importante en las mujeres. Es necesario estimular correctamente el clítoris de una mujer para satisfacerla y lograr el orgasmo, que además puede surgir sin penetración con la estimulación correcta.

5. Posturas sexuales: de entre todas las posturas sexuales que se le pueden ocurrir a una pareja, una de ellas es la reina de la fiesta en el mundo de las mujeres. Por supuesto estamos hablando de aquella en la que la mujer se sitúa arriba, ya que además de la penetración, también se estimula el clítoris por rozamiento, lo que se traduce en casi, casi, un orgasmo asegurado para ella. Y aunque es cierto que se trata de una postura menos satisfactoria para el hombre, merece la pena probarla.

6. Bonus track: Permanece abierta a nuevas experiencias ¿qué tal el sexo tántrico?