Actuar no siempre es fácil aunque tengas las cosas claras. Sabes lo que quieres y cuándo lo quieres, pero no te decides a pasar a la acción. Y es que, pensar en hacer algo es una cosa, pero ponerse a hacerla es otra bien distinta, pues requiere algo importante y también complicado, tomar la decisión de una vez.

Si quieres alcanzar un objetivo y no sabes por dónde empezar, necesitas hacer un plan de acción, pero antes has de prepararte encontrando tus propios recursos que te ayuden a conseguirlo.

Existen unos pasos clave para hacerlo sin que te cueste:

1. Empieza pensando bien: Pensar en positivo es importante, porque el pensamiento también es acción. "Pienso luego existo", dijo Descartes. Cuando piensas en lo que deseas conseguir, o en lo que quieres realizar y en la forma en cómo lo vas a hacer, estás realizando una acción. Pensar es la primera parte, la segunda parte es tu actitud.

2. Facilítate el camino: ¿Tiendes a tirar piedras delante de ti? A veces lo hacemos porque creemos que, sólo si algo nos resulta muy difícil de conseguir, puede ser para nosotros. Pero esta no es la realidad, y creer que es fácil puede implicar que realmente lo sea. Toma la sencilla decisión de ponértelo fácil, de utilizar y llevar contigo las herramientas necesarias para hacerte el camino más sencillo y cómodo para ti.

3. No hagas conjeturas: Tu imaginación exagera las dificultades y después resulta que no era para tanto. Quizá te estés equivocando al pensar que "quien quiere algo, algo le cuesta" y esta creencia es el primer obstáculo que necesitas superar. Por eso, cuanto antes empieces a actuar, antes te darás cuenta de la gran imaginación que tienes, tanto para idear lo bueno como para exagerar lo malo.

4. Aprende a dar el primer paso: "Un camino de mil millas comienza con un solo paso". Te has acostumbrado a decir lo que te gustaría hacer pero no a intentar hacerlo. Créeme si te digo que, lo te impide empezar es solamente la falta de costumbre. A veces no estamos habituados a caminar por nosotros mismos sino llevados por la inercia o guiados por los pasos que dan otros a nuestro alrededor. Así que ya lo sabes, la única cosa que te impide caminar hacia donde quieres ir, es la falta de práctica y, como todo en la vida, se consigue practicando.

5. Disfruta mientras actúas: Como en el poema "Ítaca" de Kavafis, el viaje también es importante, no sólo el destino. Si te lo pasas bien, si te diviertes, si disfrutas de cada paso y de cada acción, te resultará mucho más fácil actuar la próxima vez.

6. Haz un plan de acción: Si quieres resultados nuevos, haz cosas nuevas. ¿Qué necesitas para actuar? ¿Qué vas a tener que hacer? ¿Cuáles son los pasos que piensas dar?, etc. Un plan de acción te facilita mucho el camino y además te pone en "modo acción" rápida y directamente.