El proceso de recuperación tras una ruptura es único para cada persona y relación. Hay, sin embargo, una serie de pasos que pueden guiarte en el camino. Los expertos señalan que lo realmente fundamental es saber dejar ir, aceptar la situación y enfocar la energía en lo que vendrá.

1. Disfruta de tu independencia
Todo tiene pros y contras, así que recuerda los aspectos positivos de la soltería. Retoma tu vida social, sin ataduras y sin dar explicaciones.

2. Sé proactivo
El deporte no es una cura milagrosa, pero te ayudará a sentirte mejor contigo mismo, rebajará la tensión y te hará estar más tranquilo. Incluso, más contento. Recuerda que el deporte aumenta la secreción de serotonina.

3. No te precipites
No intentes llevar el vacío embarcándote precipitadamente en una nueva relación. Si precipitas el proceso de recuperación, costará mucho más recomponerse de la segunda caída.

4. Una ruptura también digital
Tras una separación, incluso si existe la posibilidad de mantener una amistad con el ex, es vital un tiempo de desconexión absoluta, algo que las redes sociales dificultan y de qué manera. Valora si necesitas llegar al extremo de eliminar a tu ex de toda red social o si te basta con ocultar sus actualizaciones, a sabiendas de que la decisión será insuficiente. Cualquier amigo común puede hacer que te topes con su foto o con un mensaje que ahondará en la herida.

5. Habla, pero no demasiado
El lenguaje genera realidad, por eso a menudo es recomendable dejar ir todo lo que guardas dentro para hacerte a la idea de que la ruptura es un hecho. Apóyate en tus amigos, pero evita regodearte, porque te impedirá salir avanzar.

6. Escúchate
La tristeza es un estado lógico tras una ruptura, pero no conviene que se prolongue mucho en el tiempo. Si crees que es más complicado de lo que pensabas sobreponerte, acude a un profesional.