Hal Elrod es el autor de un libro que lleva por título Mañanas milagrosas (Zenith). Él sabe bien de milagros: tras sufrir un accidente de coche que le dejó en coma, los médicos afirmaron que si despertaba tendría daño cerebral permanente. Contra los pronósticos, se recuperó y le sacó partido a la experiencia para convertirse en coach y hombre de negocios y escribir este best seller que se ha convertido en la obra de cabecera de los morningophiles –adeptos a levantarse entre las 4 y las 6 de la mañana–.

La lógica de Elrod es sencilla: si en lugar de levantarte por obligación, lo haces por pasión, afrontas el día con entusiasmo y no lo empiezas a todo correr. Su método se llama S.A.L.V.A.VI.D.AS y, aunque seas de las que vives un pequeño drama cada mañana para ponerte en marcha, es apto para ti: Elrod dice que puedes hacer estas 6 cosas en tan sólo 6 minutos. Aunque, asegura, que los “nuevos” morningophiles pueden empezar por comprobar los beneficios de despertarse una hora antes de lo habitual.

  • Silencio (5 minutos). Siéntate en una postura cómoda y fíjate en tu respiración, repite un mantra o cuenta del uno al diez: la cuestión es concentrarse. Imita la respiración de un bebé: inhala desde la barriga y exhala desde el torso.
  • Afirmación (5 minutos). Este punto se basa en reforzar las capacidades personales a través del lenguaje. Cuéstionate acerca de cómo quieres ser y, cuando definas las respuestas, repite tus objetivos en voz alta.
  • Visualización (5 minutos). Recrea, con tanto detalle como sea posible, situaciones que desees acorde con tus propósitos vitales. Este ensayo mental es una de las técnicas psicológicas que se emplean con frecuencia en el ámbito del deporte.
  • Ejercicio (20 minutos). Si quieres hacerlo sin salir de casa, Elrod te anima a optar por el yoga.
  • Lectura (20 minutos). Siguiendo este ritual podrás leer unos 18 libros al año de unas 200 páginas cada uno.
  • Escritura (5 minutos). Elabora un diario que recoja tus ideas o tus metas del día para ordenar los pensamientos. El autor recomienda anotar agradecimientos, descubrimientos, logros, planes, reflexiones y mejoras personales y profesionales.