En la era de aplicaciones como Tinder y Meetic, la expresión “hasta que la muerte nos separe” resuena más bien desfasada. Ya en 2003, el sociólogo Zygmunt Bauman reflexionó sobre ello en el ensayo Amor líquido, en el que comparaba la mecánica de las relaciones con la de un proceso de compra: la persona se convierte en un objeto de deseo, y una vez se consigue ese objeto, se abandona rápidamente en busca de otro que lo mejore. Algo que, según el autor, no tiene nada que ver con el amor, que “no encuentra su sentido en el ansia de cosas ya hechas, completas y terminadas, sino en el impulso de participar en la construcción de esas cosas”, dice.

La forma en la que nos comunicamos también está influyendo en la estabilidad de las relaciones: 28 millones de parejas han roto por conflictos a raíz del uso de WhatsApp, según un estudio publicado en 2013 en la revista británica CyberPsychology and Behaviour Journal. Y es que la mensajería instantánea puede hacer pensar al otro que estamos disponibles todo el día, en lugar de favorecer una comunicación de calidad.

Hablar no es lo mismo que conversar. Lo segundo implica escuchar al otro y evitar la rigidez para intercambiar y aceptar las ideas ajenas. Todo ello contribuye a que las relaciones amorosas perduren. Para que puedas construir un vínculo a largo plazo, la psicóloga y colaboradora de Apol de la Fundación Eduardo Punset, Encarna Expósito, expone 6 frases que tu pareja agredecerá escuchar.

No te necesito, únicamente te quiero”  

Necesitar a tu pareja es depender de ella. Trasmitirle que estás a su lado desde la libertad afectiva y no desde la carencia es saludable.

Te elijo hoy”

En algunas ocasiones, en las parejas, el mensaje implícito es que están juntas porque un día se decidió así. Hazle saber que no es cierto, que cada día tú decides estar a su lado por todo lo que te aporta a medida que pasa el tiempo.

Gracias por todo”

El agradecimiento significa reconocerle a tu pareja que eres consciente de su buena disposición. Es importante reforzar positivamente todos aquellos esfuerzos que durante el día ha hecho para estar más tiempo contigo: encontrar un momento para llamarte, hacerte la cena mientras llegas del gimnasio...

Cuenta conmigo, confía en mí”

Decirle a a tu pareja que estás disponible para ayudarle siempre que lo necesite y en cualquier circunstancia transmite la idea de que sois un equipo. Y es que si hay algo que saben las parejas felices es que donde hay amor, también debe haber amistad.

Te pido, no te exijo”

Cuando pides, tienes en cuenta las necesidades del otro, lo que implica priorizar el nosotros y abandonar el ego. Desde esta posición, tu pareja tiene la oportunidad de decidir desde su propia libertad, y le das espacio para que proponga alternativas que os satisfagan a los dos. La clave de una relación de pareja sana está en buscar la reciprocidad.

¿Cómo te ha ido el día?

Ofrecerte, explícitamente, para que comparta lo bueno y lo malo de su día. Mostrar interés por todo aquello que ocurre en su vida sin ti.

 

Otro secreto de las parejas felices es el buen sexo y la mejor manera de tenerlo es practicar. Mira esta galería de posturas que facilitan el orgasmo

 

¿Nos sigues en Instagram? Publicamos contenido tan chulo como éste: 

 
 
 

Una foto publicada por Objetivo Bienestar (@objetivo_bienestar) el