1. Controladoras: monitorizan todo lo que pasa y se preocupan constantemente por los demás.

2. Perfeccionistas: buscan la perfección por inseguridad, no como cualidad.

3. Rígidas: no permiten que las cosas cambien.

4. Miedo al qué dirán: les inquieta más lo que los otros piensen que lo que ellas piensas acerca de sí mismas.

5. Analíticas: le dan mil vueltas a las cosas y no consiguen vivir el momento.

6. Demasiado limpias: se esfuerzan en extremar la higiene, tanto en casa como respecto a su físico.

 

 

Si estas dispuesta a desterrar estos rasgos y a disfrutar del sexo atenta a estas 5 maneras para aumentar tu excitación.