El jengibre es una planta cuya raíz se utiliza desde hace más de dos mil años tanto como condimento culinario ?especialmente en la cocina asiática- como con fines medicinales y estéticos. Y es que esta planta de sabor ligeramente picante tiene gran cantidad de propiedades, algunas tan sorprendentes como estas:

1. El jengibre está indicado para reducir las náuseas y mareos, ya sean provocados por un viaje en coche o debidos a un embarazo o a un tratamiento médico. En los dos últimos casos, debemos consultar a un doctor antes de empezar a tomarlo.

2. Es un antiinflamatorio natural, por lo que está recomendado para aliviar las molestias de enfermedades reumáticas, como la artritis reumatoide.

3. Mejora la circulación sanguínea, ayudando a aliviar el dolor de cabeza y la migraña. Por el mismo motivo también ayuda a prevenir determinadas enfermedades del corazón.

4. Está recomendado en el tratamiento de problemas gástricos como las diarreas. También está aconsejado para prevenir la aparición de úlceras estomacales ya que se ha demostrado que ayuda a combatir la bacteria Helicobacter pyroli, responsable de muchas úlceras y gastritis.

5. Favorece la expectoración, ayudando a aliviar las enfermedades respiratorias.

6. En aromaterapia el jengibre el aceite de jengibre es conocido por su poder energizante y vigorizante. Puedes disfrutar de su tonificante aroma en tu hogar en forma de velas aromáticas. También es muy apreciado en cosmética gracias a su poder hidratante y estimulante.