Los zumos son una deliciosa manera de cuidarnos y concretamente, según los ingredientes que elijas, los beneficios irán a parar directamente a tu piel.

Si tu rostro refleja cansancio, notas la piel tirante e incluso presenta un tono apagado asegúrate de que ninguno de estos alimentos falta en tu dieta ¡y mucho menos en tus zumos verdes!

Pepino
1/6

Pepino

Podríamos decir que el pepino es casi la verdura de la belleza. A sus propiedades antiinflamatorias, las típicas rodajas de pepino colocadas en los ojos tras una eterna noche funcionan muy bien, se suman sus propiedades en forma de zumo.

Además de ser rico en agua (al igual que la sandía) por lo que ya se le supone un alto poder hidratante, es rico en magnesio y potasio, que aportan brillo a la piel. 

 

Té verde
2/6

Té verde

Todos hemos leído las innumerables bondades del té, sobre todo las que conciernen a su alto poder antioxidante.

Resulta interesante para nuestra piel, ya que previene la aparición de granitos gracias a que reduce la inflamación. Si al té, además, le añadimos hojas de menta, y lo transformamos en una infusión fría o caliente, le sumamos el poder de la menta, que reduce el enrojecimiento facial.

 

Agua coco
3/6

Agua coco

Contiene gran cantidad de sales minerales como cobre, zinc, hierro, ácido fólico y fósforo. Sin embargo, el que se encuentra en mayor proporción es el potasio.

Es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, y para la actividad muscular normal, además de intervenir en e equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. Ideal en obesidad o dietas de adelgazamiento y sin colesterol.

 

Jengibre
4/6

Jengibre

Aunque su sabor es bastante comprometedor, el jengibre aporta numerosas propiedades beneficiosas para nuestra salud en general y nuestra piel en particular.

Por sus propiedades antiinflamatorias es bueno para combatir el resfriado y también piel irritada, perder grasa extra u mejorar la digestión. Se puede añadir un poco de jengibre rallado a cualquier batido o infusión.

 

Piña
5/6

Piña

Las propiedades depurativas de la piña de sobras son conocidas, al igual que las de la alcachofa, por ejemplo, así que por eso resulta interesante incorporar una bebida de piña a nuestra dieta, ya que ayuda a eliminar toxinas, lo que se refleja en nuestra piel.

Como truco, el jengibre combina bien con la piña, así que se puede aprovechar para hacer un zumo de piña casero y rallar raíz de jengibre con él.

Limón
6/6

Limón

El agua de limón o limonada es una de las bebidas más populares. Además, no puede ser más práctica ni más barata. Se trata de exprimir medio limón en agua tibia y tomarlo en ayunas nada más levantase.

La vitamina C del limón ayuda a producir más colágeno, lo que implica una mayor elasticidad para nuestra piel y en conjunto, el agua de limón ayuda a reforzar el sistema inmunitario.