Con el paso del tiempo, solemos tomar mayor conciencia de preservar nuestra salud. Y el estado de nuestro esqueleto es una de las mayores preocupaciones frente a la llegada de la temida y común osteoporosis. Esta enfermedad, cuyo significado es "hueso poroso", se caracteriza por la debilidad de éstos, principalmente a medida que envejecemos.

A todas las edades, la actividad física favorece la formación de los huesos. Veamos cuáles son las actividades deportivas más beneficiosas para ayudar a evitar la osteoporosis.

1. Senderismo al sol
Caminar 20 minutos al día, hacerlo a paso rápido y practicar senderismo en cuestas y en plena naturaleza son muy beneficiosos. Aprovechar la luz del día, también, ya que producimos vitamina D.

2. Flexibilidad yogui
Las posturas de pie son excelentes para construir la columna lumbar, las caderas y los músculos de las piernas, dando lugar a un menor peso en los huesos de estas áreas. Cuidado con los giros.

3. Jugar al tenis
Ejercicio de soporte de peso que hace que los huesos retengan y, posiblemente, que ganen densidad. Por ejemplo, el brazo que golpea tiene un 30% más de masa ósea.

4. Practicar baile
Implica gran diversidad de movimientos y esfuerzos, cosa que beneficia a los huesos de las piernas (tibia, peroné y fémur). Además, mejora la coordinación y el equilibrio.

5. Lo bueno de nadar
Es de menor impacto, somete a esfuerzo todo el aparato locomotor y los deportes acuáticos, como el aquagym, son ideales para quienes hayan sufrido fracturas. Es un deporte seguro.

6. Ir en bicicleta
Apenas se estimulan los huesos, sí en las subidas porque cargamos nuestro peso. La bicicleta estática, por su seguridad, es recomendable en edades avanzadas.

7. Levantar pesas
El entrenamiento de fuerza ha demostrado hacer crecer la masa ósea en la columna y la cadera. Con una rutina sencilla de levantamiento de pesas dos veces a la semana tu cuerpo lo notará.

Ojo con el running. Esta actividad ayuda a fortalecer los huesos, pero hay que tomársela con cautela: al ser de fuerte impacto supone riesgos de factura. Hay que valorar edad y estado de los huesos antes de lanzarse.


¿Sabías que hay alimentos súper ricos en calcio que no son lácteos? Consúmelos y alimenta tus huesos.