Cuando lo que te motiva en el trabajo es la pasión, también hay más compromiso y rendimiento laboral, pero lo más importante es que las emociones positvas se contagian. Por el contrario, seguir trabajando con el "piloto automático" sin despertar la pasión quita energía mental y emocional, y a largo plazo, provoca fustración, desmotivación y hasta angustia y ansiedad. Te invitamos a no perder el interés en lo que haces y así conseguir la máxima satisfacción personal y alcanzar la felicidad en el trabajo. Toma nota, son solo 7 pasos:

1. Organízate

Implica ganar tiempo para no caer en la rutina. Una agenda, lista de tareas y planificación semanal para ser más eficiente. 

2. Investiga

Todos aquellos temas que sean de tu interés. La pasión por aprender no está lejos de la pasión por el trabajo. De esta forma se generan muchas ideas, pero intenta llevarlas a cabo. Ser prolífica te permite dar valor y conocimientos a la sociedad en que vives. 

3. Simplifica

Se trata de ordenar para vivir mejor. Esto no es otra cosa que deshacerte de lo que ocupa un lugar innecesario en tu vida. Objetos, recuerdos... Eliminar todo lo que ocupa un lugar sin ninguna función. 

4. Detenerte

Acostúmbrate a cerrar los ojos, conectar con tu interior y equilibrarse. O bien dedica unos minutos a meditar. El objetivo es recuperar todas y cada una de las cualidades mentales y emocionales que te permiten ser apasionada. 

5. Realiza ejercicio 

O una actividad física que te haga disfrutar, cualquiera que te haga ser más optimista. 

6. Conecta con personas optimistas y positivas

Cultiva la amabilidad y el agradecimiento. 

7. Escribe

Sobre todo redacta tus experiencias y compártelas en las redes sociales (o fuera de ellas). Potencia tus conocimientos para mantener viva la pasión. Recuerda que esto es válido en cualquier etapa de la vida.