Si sigues estos fáciles consejos este verano conseguirás estar bronceada con una piel perfecta y no tendrás que arrepentirte en septiembre. Puede que algunos te parezcan pesados pero en cuanto los incorpores a tu rutina desaparecerá esa sensación. Además el resultado lo merece. Es verano, cuídate un poco para poder olvidarte de todo? incluso de ti misma.

Preparando el terreno

1. Diez días antes de empezar a pegarte panzadas de sol, prepara tus defensas externas e internas. Desde el interior: si no vas a tomarte un batido diario a base de alimentos que ayudan a defenderte del sol (zanahorias, limones, naranjas, tomate etc), tómate una cápsula. La nutricosmética se nota mucho en tu piel. Nos gusta, porque lo hemos probado, Arokosol de Arkopharma. Defensa exterior: coloca en tu mesilla un sérum o loción preparadora. Extiéndelo por cara y cuerpo cada noche, antes de acostarte. También puedes usarlo por las mañanas, antes de ponerte el protector solar. Nos gusta el spray In Cellium Bronceador de Institut Esthederm y el Sérum preparador del bronceado de Lierac

2. Tres días antes, exfolia y limpia tu piel de cara y cuerpo a fondo. Evitarás manchas y ayudarás a que el tono del bronceado sea liso y uniforme. Nos encanta la exfoliante de la nueva línea de Rituals, Tao. Y treinta minutos antes de salir a tu puesta en escena (playa, piscina, terraza o barco), aplícate la crema protectora.

Mientras dura

3. Bebe agua a menudo durante la exposición solar. Ten siempre cerca una botella fresca. Ya sabemos que esto se complica en las playas perdidas a las que solo tú tienes acceso. Incluso así, echa imaginación y carga con un termo. Reponer el agua que pierdes bajo el sol es fundamental para tu salud, y para la belleza de tu piel.

4. Sé muy generosa con las cremas. Pon buena cantidad y repite cada vez que te des un baño, pero no solo, recuerda que el sudor también arrastra determinadas cremas. Puedes estropear todos tus objetivos por ser rácana con el producto: un rato sin él puede causar la quemadura, la mancha, la sequedad indeseadas. Además si eres especialmente coqueta este año encontrarás productos para el cuerpo que te encantarán porque iluminan la piel, la visten. Satin Protection ultra radiance SPF 30 de Hawaiian Tropic aporta un toque radiante y olor a coco. Instant Glow Skin Illuminating SPF 15, de Piz Buin produce un efecto inmediato de color y brillo sin maquillaje.

5. Aprovecha el protector de cara como tratamiento facial. Además de comprar el producto adecuado para tu fototipo y con protección UVA y UVB, elige un tratamiento adecuado para ti y tus particulares objetivos. Algunas cremas para tomar el sol están maravillosamente formuladas para trabajar como antiarrugas e incluso como antimanchas mientras te bronceas. Del primer tipo nos gustan mucho las de Sisley. Supersoin solaire Protector de juventud se presenta con SPF 50 y SPF 15. Cualquiera de ellas se absorbe muy bien por la piel sin dejar la cara blanca, y cualquiera de ella es un auténtico tratamiento antiarrugas de primera calidad. También nos encanta la Crem Voluptueuse anti age global SPF 30 de Lierac. Cualquiera de ellas te permite aprovechar las exposiciones para mejorar la calidad de tu piel. Si tu problema son las manchas hay un imbatible que será clásico: Photo Regul facial de Institut Esthederm permite que te broncees mientras trabaja con las manchas. Es sorprendente pero funciona.

6. Si vas a pasar bajo el sol muchas horas ponte sombrero al menos en algunos momentos. Tu cara necesita descansar más que tu cuerpo de los rayos. Y no vas a dejar de broncearte por darle ese respiro.

7. No olvides tus labios. Ponte cacao con factor de protección solar. Y si tienes tendencia a la aparición de herpes coloca a ratos una gasa sobre ellos mientras permaneces tumbada bajo el sol.

8. No abandones tu pelo. Ahora no te importa pero en septiembre te vas a arrepentir. Utiliza un protector solar capilar, un pañuelo o un sombrero. Y ponte mascarilla cada vez que tengas tiempo pero como mínimo una vez a la semana. No te cortes a la hora de elegir productos que combatan la sequedad. Para luchar contra el encrespado te recomendamos Phytokératine Extreme, de Phyto y Absolue Kératine de Rene Furterer. Como ultrarregenerante de lujo total, date el capricho con la de Leonor Greyl.

9. Dúchate tras los baños y antes de aplicarte las cremas. El cloro y la sal son culpables de muchos de los problemas que presentan la piel y el pelo tras el verano: manchas y sequedad.


Y después? ¿un cigarrillo?

10. ¡Jamás! Después hidrátate, hidrátate, hidrátate. Con after sun o con cremas, aceites y mascarillas ricos y nutritivos. Cada vez son mejores. Nos encanta el Baume Aprés Soleil Regénerant de Clarins el Gel Aprés Soleil para cara y cuerpo de Maria Galland y el Aftersun Hydrating Lotion a base de refrescante aloe vera, de Rituals.


Y ponte sin miedo colonia con olor a verano, a buen humor, a limpio. Eau Ensoleillante de Clarins se presenta como la opción suave y refrescante que más puede apetecer cuando cae el sol y empiezas a sentir el optimismo del verano y de las vacaciones sobre tu ánimo y tu piel dorada y brillante. Son solo unos días? que nada los estropee.


María Aguilar, periodista especializada en belleza.