A estas alturas el smartphone se ha colado casi en todas las facetas de nuestra vida, llegando incluso al nivel de adicción para algunos. La pareja no es una excepción. Pero abstraerse de esos pequeños momentos de intimidad cotidiana puede hacer que el otro mire con recelo al móvil como si fuera el tercero en discordia. Y es que hoy las parejas, móvil en mano, pueden estar más desconectadas que nunca.

¿La solución? Pactar con tu pareja momentos de uso y de descanso del móvil para conseguir que esta maquinita no se interponga en tu relación.

1. Analiza su uso

El móvil suele ser un instrumento más en nuestro quehacer diario. Una vez acabada la jornada, en la intimidad del hogar, ¿te hace realmente falta o lo consultas porque ya tienes esa dinámica? Dicho de otra manera, ¿es completamente necesario leer las últimas noticias del periódico o puedes esperar a mañana?

2. Establece tiempos de respuesta

¿Eres la futura presidenta de los EE UU y estamos ante una inminente amenaza nuclear? De no ser así, ¿puedes prescindir del móvil durante la cena? Por lo general, el mundo no se hunde por tardar una hora en responder al WhatsApp de madres del colegio. Ni por no responder a tu jefe pasadas las 22 horas.

3. Impón un ocio libre de móvil

Recuperar actividades en las que el móvil no sea un actor fundamental como ver una película, dar un paseo o cenar. Y cúmplelo. No whatsapees en el cine solo porque esa película de zombies te parece un tostón.

4. Tonos diferenciados

Una sencilla manera de discriminar qué llamadas entrantes importan y cuáles no es asignar distintos sonidos a los distintos emisores. Tu madre septuagenaria que vive sola no es igual que tu jefe o tu entrenadora.

5. Zona libre de tecnología

La humanidad ha vivido siglos sin tener un cachivache con teclado virtual en el dormitorio o sobre la mesa. Llega a acuerdos sobre dónde se prohíbe su uso como, por ejemplo, la hora de la cena en familia, la cama o el sofá frente a la tele.

6. Propón horarios

Análogo al anterior, determina a partir de qué horas es conveniente un apagón digital en casa. Si la adicción mutua es grave valorad contratar una línea telefónica fija cuyo número solo conozcan los más allegados.

7. Fuera de vista

A veces la tentación es poderosa. Guárdalo. Basta con tenerlo a mano para ver si todo sigue igual que hace 5 minutos o ha brotado algún trending topic nuevo. Mételo en un cajón o no lo saques del bolso al llegar a casa.