Salsa de albahaca, mejorana y apio con tomate:
Esta combinación es ligera, muy refrescante y el apio te ayuda a eliminar líquidos. Ideal para ensaladas o pastas. Para prepararla, pica el apio y el tomate y añádele las hierbas frescas o secas.

Crema de soja y cilantro:
La soja ayuda a aliviar los síntomas de la menopausia, además de aportar proteínas vegetales. El cilantro, por su parte, combate el mal aliento y los desórdenes estomacales. Rebaja la soja con agua y añade un poquito de limón. Después, mezcla con el cilantro picado.

Aceite de oliva, ajo y perejil:
Un clásico en la cocina mediterránea por sus propiedades beneficiosas. El aceite aporta antioxidantes y el ajo es bactericida. El perejil puede ayudar a combatir el cáncer de mama. Puedes utilizarlo para aliñar ensaladas, carnes, pescados o tus setas preferidas. Mezcla enérgicamente el aceite con el ajo y el perejil picadito.

Mostaza de Dijon:
Puedes permitirte el lujo de tomarla en pequeñas cantidades. Ensalzará el sabor de los tomates. La puedes encontrar ya preparada. 

Salsa de aguacate, eneldo, aceite y limón:
Es rico en omega 3 y más ligero que la mayonesa. Mezcla todos los ingredientes en una batidora y añádelo en las ensaladas.

Salsa de mostaza y jengibre:
Mezcla tres cucharadas de salsa de soja, zumo de limón, ajo, jengibre, un perfecto aliado en épocas de frío, una cucharada de mostaza y pimienta. Puedes incluirlo en ensaladas, arroz blanco o entrantes.

Zumo de frutas:
Es el más ligero de todos los aderezos. Mezcla un zumo de limón y naranja y añádelo en tus ensaladas. Aporta cero calorías extra a tus platos. También puedes optar por añadir frutos rojos, ricos en antioxidantes y le darán un toque más exótico.

Salsas cremosas:
Si te gustan las salsas más cremosas, puedes optar por mezclar diferentes ingredientes con yogur desnatado, aporta calcio y vitamina D. Bate tus frutas preferidas o especias preferidas.