¿Qué es una persona tóxica? Es aquella que perturba nuestro estado de ánimo, nos hace que renunciemos a proyectos y a sueños porque nos hace creer que no vamos a ser capaces. Es muy fácil distinguirlos: date cuenta de cómo te sientes después de haber pasado una o más horas con esta persona. ¿Ha mejorado o empeorado tu estado de ánimo? ¿Te sientes más o menos optimista que antes? La respuesta te indicará el signo emocional de la persona con la que has tenido contacto.

 

Y si no nos queda más remedio que tratar con personas tóxicas, ¿cómo podemos sobrellevarlo? 

1. Ajusta el contacto al tiempo imprescindible y no le comentes ningún tema personal.

2. Si insiste en arrastrarnos a su estado de ánimo, exprésale claramente cómo te sientesante esa invasión.

3. Introduce nuevos temas de conversación para dejar de hablar de temas pesimistas.

 

A veces, las personas tóxicas somos nosotros mismos. ¿Cómo podemos detectar y combatir nuestra propia toxicidad?

1. Ser conscientes del tipo de emociones que transmitimos a los demás. Casi ninguna persona negativa se da cuenta del tipo de contagio que está provocando. El solo hecho de percibirlo es ya una oportunidad para cambiar.

2. No echar las culpas a los demás de lo que nos sale mal. Esta es una característica del vampiro emocional, que siempre busca culpables fuera. Responsabilizarnos de nuestra propia vida es un poderoso antídoto contra la toxicidad. 

3. Mirar el lado positivo de las cosas. Según la parte de la realidad que enfoquemos, así serán el contenido mental y emocional que compartiremos con los demás.

4. Respetar el espacio ajeno. Los individuos tóxicos invaden la calma mental de las personas de su alrededor. Ser respetuosos con lo que pertenece a los demás, incluyendo su tiempo, es un paso fundamental para evitar vampirizarlos.

5. No frecuentar los individuos sarcásticos, hipercríticos o pesimistas. A veces pueden resultar divertidos por sus ocurrencias, pero nos instalan en un escenario mental de negatividad. La mejor garantía para no convertirse en un vampiro emocional es rodearnos de personas empáticas, positivas y altruistas.

 

Descubre mucho más sobre las relaciones tóxicas en el número de diciembre de la revista Objetivo Bienestar.