1. Sé asertiva
Pedir lo que se quiere y decir lo que se piensa. Está demostrado que ser asertivo ayuda a mejorar nuestra autoestima. Quedarse en silencio y sobrellevar esos deseos como imposibles nos genera desesperanza. Si no sabes cómo empezar, te ayudarán estos 5 consejos para ser más asertiva al hablar. 

2. Desayunar
Algunas personas no desayunan por falta de tiempo o porque quieren adelgazar. Los estudios muestran que el desayuno ayuda a aumentar la energía, mejora el modo de pensar y a realizar con éxito las actividades diarias.

3. Agradecer y sonreír
Escribir 10 cosas que nos aporten alegría o felicidad. Cuando hacemos una lista de gratitud nos vemos obligadas a enfocarnos hacia lo bueno. Sonríe, porque aunque no te apetezca te contagiará la risa.

4. Moverse
Realizar alguna actividad física a diario. El ejercicio es un antidepresivo natural que nos hace mejorar nuestro estado de ánimo. Al menos 30 minutos es el mejor antídoto para la tristeza y el estrés.

5. Enfrentarse a los retos
No dejar para mañana lo que se pueda hacer hoy. Aquello que se tiene que hacer y que se evita genera más ansiedad y estrés del que la propia tarea implique. Escribir listas de todas las tareas a realizar es una de las 6 formas que te proponemos para dejar de procrastinar... Y cumplirlas.

6. Cuidar la postura
Caminar erguida y llevar zapatos cómodos. Moverse recta con los hombros ligeramente hacia atrás nos ayuda a mantener un buen estado de ánimo. Además, usar un calzado cómodo -los tacones, no son para todo- porque si los pies nos duelen la incomodidad será absoluta. Vístete para sentirte guapa.

7. Más experiencias
Gasta el dinero en ellas, y no en cosas. El 75% de la gente se siente más feliz cuando invierte su dinero en viajes, cursos y clases, mientras que solo el 34% asegura ser más dichoso al comprar objetos.

8. Buenos hábitos
Come a horas regulares. Reparte la comida a lo largo del día, cena ligero y antes de las 21 horas, evita asaltar la nevera por las noches, mastica bien, es muy importante -la digestión empieza en la boca- lávate los dientes después de las comidas y cambia el cepillo a menudo; duerme las horas suficientes.