En el libro Plan detox para perezosas encontramos las pautas para tener un cuerpo 10 sin necesidad de hacer demasiada dieta.

1. No a los platos preparados
¿Por qué? Porque están repletos de sal, grasas, azúcares y conservantes.

2. No al alcohol
¿Por qué? Porque tu hígado está que no puede más de tantos mojitos y eso se trasluce en un cutis apagado, una lengua blanca y la boca pastosa. El alcohol contiene mucho azúcar.

3. No al tabaco
¿Por qué? No hay más que leer las advertencias que se incluyen en el paquete. El tabaco es lo opuesto a la depuración. Plomo, arsénico, cianuro, etc., sin olvidar el monóxido de carbono, que priva de oxígeno al organismo. Si te cuesta dejarlo de golpe, trata de limitarte a tres cigarrillos al día y fúmate solo los indispensables. Hemos escrito mucho sobre dejar de fumar.

4. No a los fritos
Olvídate de las patatas fritas, la carne rebozada o los nuggets: estos productos dejan el organismo con una sobrecarga que se acumulan tanto en las arterias.

5. No a los dulces
Caramelos, barritas de chocolate? Todos estos productos provocan una sobrecarga de glucosa en el organismo y fatigan el hígado. Nos procuran una efímera subida de energía y no nos quitan el hambre.

6. No a las pastas y bollería
Repletos de azúcar y grasas: olvídate de ellos.

7. No a las comidas demasiado ricas en proteínas
Intenta no comer demasiados bistecs, solomillos y embutidos. La carne debe consumirse para acompañar la verdura y no al revés. Sus proteínas introducen muchas toxinas en el sistema digestivo y fatigan los riñones. Es preferible optar por las aves y el pescado.

8. No a las comidas con demasiados productos lácteos
No somos terneros, sino mamíferos adultos. Modera la ingesta de leche entera y quesos. Prueba con las leches vegetales, están deliciosas.