ManzanaRoja

El metabolismo lento es uno de los enemigos a combatir para ti que estás intentando perder peso. A menudo todos le echamos la culpa a este fenómeno si la báscula no nos dice lo que queremos oír, y pensamos que la solución disminuir es las calorías.

Sin embargo, esta elección lo único que produce es un atraso o un bloqueo a la hora de adelgazar, porque tu organismo se pone a la defensiva: si comes poco no te puedes permitir quemar tus reservas de energía y tu metabolismo ralentiza el ritmo incluso más.

Es suficiente con adoptar simples y sanas costumbres para activar tu metabolismo, siguiendo las pautas correctas para el proceso de adelgazamiento. Manzanaroja (app disponible en iTunes y en Google Play) te ayuda a encontrar un estilo de vida sano y saludable, con esta fotogalería llena de consejos útiles.

1. Alimentos OK

1. Alimentos OK

Algunos alimentos como café, chocolate, té verde y guaraná, o algunos alimentos ricos en yodo como el pescado, pueden contribuir a acelerar el metabolismo. Consúmelos regularmente combinándolos con fruta, verduras, preferiblemente frescas y de temporada, y eligiendo alimentos cuanto más naturales e integrales mejor.

Evita, o al menos trata de reducir, aquellos que contengan carbohidratos refinados, grasas hidrogenadas, azúcares simples como alcohol, que consumidos en cantidades excesivas podrían suponer un cúmulo de grasas y por lo tanto influenciar tu metabolismo. 

2. Come más proteínas

2. Come más proteínas

Reactivar el metabolismo puede ser complicado. Conviene comer poco y frecuentemente, aumentar ligeramente la proporción de proteínas (pero no por un largo período) y sobre todo variar de 300-500 calorías cada día el aporte calórico. De este modo se engaña al metabolismo y éste se adapta con mayor dificultad a un régimen hipocalórico.

3. Sigue los principios de la pirámide alimentaria

3. Sigue los principios de la pirámide alimentaria

Seguir una dieta hipercalórica, comer rápido y hacer una vida sedentaria son los errores más comunes. La única estrategia es la educación. Poner atención tanto a la calidad de los alimentos y al modo de consumirlos. Hay que comer de todo, pero en su justa medida, siguiendo los principios de la pirámide alimentaria de la dieta mediterránea, distribuyendo correctamente las comidas en 5 pequeñas porciones diarias.

4. No al ayuno

4. No al ayuno

La alimentación incorrecta y desordenada es una de las principales causas de este problema, en particular la costumbre de saltarse el desayuno, comida fundamental para una correcta activación del metabolismo. A esto se une el ayuno, una forma de decir al organismo que existe una carencia de alimentos: si ayunas, tu organismo se defiende consumiendo menos y se ralentiza el metabolismo. No hacer ejercicio físico es otro error que contribuye a ralentizar el metabolismo. También una dieta realmente hipocalórica de larga duración tendrá el mismo efecto.

5. Come lentamente

5. Come lentamente

La primera digestión es en la boca. Si comes muy rápido, no masticas correctamente los alimentos y engulles aire, esto tendrá consecuencias a la hora de hacer la digestión. Además asimilas peor los alimentos y tiendes a hincharte y engordar.

6. Come frecuentemente

6. Come frecuentemente

Una estrategia para activar el metabolismo puede ser la de comer poco y frecuentemente. Sobre todo para matar el hambre entre una comida y otra, comer alguna pieza de fruta o verdura que te ayudaran a mantener activo el metabolismo y calmando la sensación de hambre.

7. Haz deporte

7. Haz deporte

La actividad deportiva es fundamental para un metabolismo que funciona, porque garantiza el crecimiento y mantenimiento de los tejidos musculares responsables para el correcto funcionamiento del metabolismo. El consejo es hacer ejercicio aeróbico unos 45-60 minutos consecutivos dos o tres veces por semana, pero tendrás que tener cuidado si no estás acostumbrada.

8. Cuidado con la tiroides

8. Cuidado con la tiroides

Cuando la tiroides funciona poco (hipotiroidismo), como cuando hay una carencia de yodo o por causa de una tiroiditis, el metabolismo se puede ralentizar. En esta situación te aconsejamos siempre consultar a tu médico antes de modificar tu alimentación. Puede ser útil sustituir la sal normal por sal yodada.

9. Las fases de la vida

9. Las fases de la vida

El metabolismo varía en las diferentes fases de la vida. El metabolismo en la adolescencia o en adultos jóvenes representa el 70 % del gasto energético, mientras en la gente de la tercer edad puede no sobrepasar un 50%, un descenso debido a la pérdida de masa muscular. En la menopausia, al contrario, también por causa del descenso hormonal, hay una reducción de la actividad metabólica general. Debes por lo tanto seguir una dieta hipocalórica y hacer deporte. Consumir alimentos ricos en fitoestrógenos como la soja, puede ser de gran ayuda en esta fase de la vida.

Fotogaleria