1. Revisa tus gastos fijos mensuales. A menudo no tenemos una idea exacta de lo que gastamos el mes y entre los 'fijos' pueden haber cosas que apenas utilicemos. Por ejemplo, si pagas una cuota de gimnasio, o de piscina, pero no vas más que una o dos veces al mes, probablemente te salga a cuenta optar por opciones más económicas, como salir a correr. También en la cuota del teléfono o de internet podemos ahorrar si comparamos las ofertas de las distintas compañías y optamos por las más económicas.

2. Recuerda apagar las luces, prefiere la ducha a la bañera, cierra el grifo mientras te lavas los dientes, pon el lavavajillas solo cuando esté lleno? Verás como con esos sencillos gestos tus gastos de agua y luz se reducen sensiblemente.

3. Procura desayunar en casa y acostúmbrate a llevar tupper a la oficina. No sólo ahorrarás, sino que, además, comerás de forma más saludable que si vas cada día al restaurante.

4. También al hacer la compra semanal puedes ahorrar. Compra productos locales y de temporada, te resultarán más económicos y son las opciones más ecológicas. Para evitar tentaciones o comprar algo y darte cuenta de que ya tenías en casa, antes de ir al mercado o al súper haz una lista con lo que necesitas. También es aconsejable comparar precios entre diferentes supermercados, en ocasiones hay grandes diferencias.

5. No compres por impulso ni para compensar un mal día. Si ves algo que te gusta, date un tiempo de reflexión antes de decidirte.

6. Cuida tu ropa. Presta atención a tus cosas. Estamos tan acostumbrados al usar y tirar que a veces olvidamos que existen zapateros o que podemos alargar la vida de nuestra ropa si la cuidamos.

7. Deja el coche y opta por el transporte público o la bicicleta. Si coges transporte público mira los diferentes tipos de abonos ?semanal, mensual, de cincuenta o diez viajes?- para ver cual es el que más te conviene.

8. Cómprate una hucha y pon en ella la calderilla. Seguro que cuando te decidas a romperla te llevarás una buena sorpresa.

9. Usa las bibliotecas, compra en mercadillos de segunda mano? Hay muchas maneras de gastar menos y dar una nueva vida a los objetos.