Un buen número de mujeres no disfrutan del placer del orgasmo. Al menos, así lo ha advertido un estudio realizado por la marca de preservativos Control que señala que un 9 por ciento de ellas no llegan a experimentar este placer. Las causas son casi siempre psicológicas, ya que es infrecuente que un traumatismo o una enfermedad pueda producir anorgasmia.

Los motivos que pueden causar esta ausencia de orgasmo, por tanto, están más bien en la mente. El miedo al rechazo o la necesidad de sentir que la pareja se queda satisfecha se encuentra entre las causas de este problema. Por tanto, la mejor arma con la que cuenta una mujer para superarlo es la comunicación. Es importante buscar un momento íntimo y relajado para poder expresar abiertamente qué ocurre.

Aún así, parece que precisamente hablar de ello es lo que falla en estas parejas. De hecho, según la misma investigación un 63 por ciento de las que no alcanzan el clímax lo fingen. Y esta actitud, a la larga, puede producir malestar, inapetencia e incluso falta total de deseo sexual.

Expresar la dificultad abiertamente y el conocimiento del propio cuerpo pueden ayudar a alcanzar el orgasmo perdido. Hay mucho tabú en torno a la masturbación y, en particular, la femenina. Sin embargo, los estudios señalan que es bueno para la salud y forma parte de la terapia para resolver la disfunción orgásmica.