Algunos lo conocen como la mantequilla que no engorda. Quizás por esta etiqueta el aguacate se ha convertido en el astro rey de los desayunos más modernos –dan fe de ello las instantáneas que en los desayunos de las instagramers más seguidas–.

Pese a su popularidad, el aguacate es un alimento calórico: contiene 160 calorías por cada 100 g. Su grandeza reside en que tiene un potente efecto saciante. Al ingerirlo, el organismo rebaja un 40 % las ganas de picotear durante las 3 horas siguientes, tal y como apunta un estudio del director del departamento de Nutrición de la Universidad de Loma Linda (California, EE. UU.), Joan Sabaté. Esta investigación desvela también que incluir medio aguacate en la dieta diaria ayuda a comer menos.

Aunque sea un recurso si se busca perder peso, entre las pautas a las que alude una dieta saludable está la de comer variado. Te animamos, con estas 4 propuestas, a experimentar más allá del que por ahora es el fruto más querido a primera hora del día. Y te descubrimos los beneficios que otorgan la OCU y la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria a los ingredientes de estas recetas.

Queso fresco + kiwi + avena

Queso fresco + kiwi + avena

La combinación de estos 3 ingredientes es muy baja en calorías. El queso fresco –búscalo con el sello 0 %– no aporta grasa. Aparte, los nutrientes de este alimento se asimilan y aprovechan mejor que los de la leche, gracias a la fermentación producida por las bacterias acidolácticas. El kiwi te garantizará vitamina C, aparte de ser una fruta recomendable si sufres de estreñimiento. Y la avena procura, entre otros beneficios, sensación de saciedad. 

Hummus + pepino + tomate

Hummus + pepino + tomate

El hummus se prepara en 10 minutos, es sano y además permite tantas combinaciones como admita tu imaginación. En este caso, puedes utilizarlo como crema para untar tus tostadas. Añádeles por encima unas rodajas finas de tomate verde y de pepino, y alíñalo todo con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta. Tanto el pepino como el tomate son fuente de vitamina C, E, folatos y carotenoides, todos ellos antioxidantes que previenen el envejecimiento. 

Ricotta + miel + pera

Ricotta + miel + pera

Las peras, son una de las frutas de la temporada y, concretamente en otoño están en su máximo esplendor, aunque las variedades conferencia y blanquilla se pueden consumir todo el año. España es el principal país productor en Europa de esta fruta que aporta muy pocas calorías y es rica en taninos, con propiedades astringentes.

Unta la tostada con queso ricotta, una variedad originaria de Sicilia y perfecta para tomar con pan por su cremosidad. Incorpora la pera cortada en láminas y agrega una cucharada de miel, que es una buena alternativa al azúcar blanco, ya que con una cantidad más baja se aporta el mismo dulzor. Sin embargo, no se ha determinado que tenga las propiedades milagrosas que se le suelen atribuir, como curar el dolor de garganta o los resfriados

Membrillo + plátano + frutos secos rallados

Membrillo + plátano + frutos secos rallados

Por su textura, el membrillo en conserva puede funcionar como una crema y casa muy bien con una pieza de fruta. Úsalo para untar el pan de cereales y añade un plátano cortado en rodajas finas, que te aportará energía y es muy rico en potasio, un nutriente que debes garantizar en tu menú diario. Para darle un toque final, ralla los frutos secos por encima, consumirlos dos veces por semana reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. 

Fotogaleria